close
Vilches: Nieve y aventura para toda la familia

Vilches: Nieve y aventura para toda la familia

Caminar en medio del bosque nativo, realizar cabalgatas o simplemente contemplar la belleza del paisaje, son solo algunos de los panoramas que ofrece este rincón del Maule. “Vilches mágico”, le dicen sus habitantes, un destino que encanta a quienes lo visitan.

A 64 kilómetros de Talca, se ubica esta reconocida localidad turística en la comuna de San Clemente, sector cordillerano que sorprende por su exuberante vegetación, montañas, ríos y por su sitio arqueológico, Piedra de los Platos, más conocida como Piedra de las Tacitas.
Lugar histórico que fue denominado así porque existen bloques rocosos que tienen en su superficie “tacitas”. “En el año 7700 A.C. ocuparon esta zona cazadores recolectores del periodo arcaico que, con una piedra, empezaban a golpear otra roca para darle profundidad”, dice Fernando Porras, guardaparque de Conaf.
En aquella época, estos grupos se alimentaban del bosque nativo y utilizaron las “piedras tacitas” para moler la avellana, el maqui, la nalca u hongos. “Se han hecho muchos estudios al respecto”, comenta Porras.
Es un lugar ideal para visitar con niños, “cuando las personas conocen este sitio, se sorprenden, es un valioso legado. Además, sienten el sonido del río, de las aves y el viento”, describe.
En Vilches se pueden realizar diferentes panoramas en esta época del año, sobre todo es común que muchas familias vayan a la nieve por el día. Hay cabañas, hosterías, comida al paso y movilización pública, de lunes a domingo salen buses desde el terminal de Talca. “Las personas pueden venir tranquilas, acá tenemos todos los servicios básicos para que puedan descansar y entretenerse”, señala Amada Peña, presidenta de la Cámara de Turismo Rural de Vilches.
Una zona que además, destaca por la venta de productos típicos. “Tenemos los famosos helados de nieve, alfajores de harina tostada y cordero al palo, parte de la gastronomía que pueden encontrar”, detalla Peña.

Excursión a pasos de la montaña

En Vilches Alto, se ubica la Reserva Nacional Altos de Lircay, enclavada en la precordillera andina, posee 12 mil hectáreas protegidas de flora y fauna. Allí se pueden observar especies como: zorro gris, zorro culpeo, conejos, zorzal, loica, picaflor o el loro tricahue, y si tienen suerte pueden ver un cóndor o incluso un puma.
El lugar está abierto durante todo el año, sin embargo, en invierno y cuando hay mucha nieve algunos senderos se cierran por precaución. “Dependiendo de las condiciones del tiempo, se pueden hacer rutas más cortas y para toda la familia”, explica Héctor Carrasco, administrador de la Reserva Nacional Altos de Lircay.
Uno de ellos es el circuito Los Concones. “Es un tramo de fácil acceso, son 600 metros de caminata liviana que te inserta en un bosque de coihues centenarios hasta llegar a un mirador muy bonito”, describe Carrasco.
También se puede realizar el sendero interpretativo Aliwen Mahuida, recorrido de unos 900 metros que finaliza en el mirador Antahuara desde donde es posible mirar el cerro el Morrillo.
Para los más avezados están las cabalgatas y el trekking pero antes de visitar la reserva, el guía explica que debe existir una planificación previa. “Lo más importante es la seguridad de las personas, siempre deben registrarse en la oficina de Conaf, traer ropa adecuada y de cambio para los niños”, sugiere el administrador.

Piedras Tacitas
Rocas esculpidas hace miles de años

Un viaje seguro

En caso de viajar en vehículo, Emilio Moyano, experto en seguridad vial y académico de la Universidad de Talca, señala la importancia de informarse de las condiciones de la ruta. “El pavimiento con hielo es muy peligroso, se pierde el control del vehículo”, explica.
Recomienda revisar el estado de todas las luces, especialmente de los focos neblineros y tener neumáticos con mínimo cuatro centímetros de hendidura, “como norma general, debe mantener una distancia prudente con los demás autos y reducir la velocidad”, indica el académico.
Considerando estos pasos, podrá disfrutar de los encantos que ofrece este lugar y que cada año atrae a más de 22 mil turistas nacionales y extranjeros. Sin duda, un destino imperdible que seduce por un entorno privilegiado.