close
Autonomía para vivir mejor

Autonomía para vivir mejor

Evitar caídas en el hogar, subir escaleras correctamente, adaptar muebles en casa, realizar actividades como ejercicios y paseos por la ciudad, son solo algunas de las dinámicas que se llevan a cabo en una particular rehabilitación para personas de la tercera edad. Iniciativa que ya cumple una década y que entrega herramientas para tener una mejor vejez.

Norma Poblete tiene 69 años y hace diez que participa de las rehabilitaciones comunitarias con estudiantes de Kinesiología de la Universidad de Talca en la Agrupación Los Girasoles de la Villa Pucará de Talca. Cada segundo semestre, futuros kinesiólogos junto a la profesora Viviana Estrada, acompañan, hacen terapias y aconsejan a este grupo de adultos mayores. “Ha sido gratificante porque nos entienden. Nos tienen cariño, y nosotros a ellos. Les preguntamos, porque no lo sabemos todo, por más que uno tenga edad”, comenta Norma.
“La rehabilitación comunitaria promueve la cohesión y participación social que son factores protectores en la salud de la población mayor y está orientada a mantener las condiciones funcionales, cognitivas, físicas y emocionales en un contexto social participativo. Hacemos evaluaciones de la población y de acuerdo con las condiciones que ese grupo comunitario tiene en especial, se abordan terapéuticamente las necesidades de la población”, explica Viviana Estrada, kinesióloga con especialidad envejecimiento y académica de la Facultad de Kinesiología UTalca.
La iniciativa se realiza hace una década y promueve la autonomía de los adultos mayores, “en estos programas uno evidencia cómo la dependencia se va haciendo más tardía”, destaca la experta. “Antes a los 50 eras viejito ahora a los 70 u 80 todavía caminamos, bailamos y tenemos energía para hacer muchas cosas. Es bueno que las universidades y los chicos sepan que hay que trabajar con mayores porque la población va a aumentar mucho”, argumenta Norma Poblete.

Prevenir y enseñar

El éxito de estas rehabilitaciones responde a las necesidades que tienen los adultos mayores. Es acá donde los estudiantes de kinesiología UTalca enseñan cómo trabajar la memoria, el desarrollo de actividades para la vida diaria, tomar una micro, manejar dinero, tomar medicamentos y también evitar accidentes o saber cómo reaccionar ante ellos. “La caída es una experiencia sensorial dura, que tiene un gran impacto emocional y físico en nuestros mayores, por lo tanto, hay que prevenirlas y educar. Esto significa que las personas sean capaces de mirar el lugar donde viven, que ellos mismos puedan analizar y ver cuáles serían los espacios de mayor riesgo, ahí intervenimos nosotros con los estudiantes para minimizar ese riesgo”, explica la docente.
La actividad no solo contempla que estudiantes visiten centros comunitarios, sino también aprovechar espacios públicos como plazas, museos, jardines, paseos, etc. “Promovemos utilizar los recursos de la ciudad, la rehabilitación comunitaria no implica solo estar en la sede haciendo ejercicio sino también otras acciones que están en el marco de las condiciones funcionales, porque cuando hablamos de funcionalidad nos referimos a lo afectivo, social, físico y cognitivo”, explica Estrada. “El que se realicen en un contexto social afectivo amable, claramente hace que las personas se sientan satisfechas y dignamente tratadas”, agrega.
Claudia Torres es kinesióloga y magíster en kinesiología mención atención primaria de salud de la UTalca. Durante sus años como estudiante participó activamente en las rehabilitaciones comunitarias, hoy es la encargada del Centro Comunitario de Rehabilitación Carlos Trupp de Talca. “La vinculación de la Universidad siempre ha sido directa con la comunidad”, además agrega que es una “oportunidad de desarrollo en diferentes áreas que no nos encasilla, sino que nos abre una mirada al quehacer profesional”, expresa.

Rehabilitación en ciegos

Por consecuencia de la vejez y enfermedades como la diabetes existen personas que quedan ciegas siendo adultos mayores. Es por esto que los estudiantes de kinesiología UTalca junto a la profesora Estrada también realizan actividades a personas con discapacidad visual. “Los procesos de rehabilitación en esta población están asociados a mantener las condiciones funcionales y las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria”, explica Viviana Estrada. Acá se llevan a cabo claves para la orientación y movilidad, como es el uso del bastón, de esta forma pueden tener actividades autónomas, como salir a la calle, tomar el autobús, volver a casa o ir a la sede comunitaria por sí solos. Además, “cuando hay un adulto mayor ciego en el hogar, debe trabajar la familia, porque hay muchas cosas que deben cambiar como por ejemplo el orden de los muebles. No puedes cambiar de posición una mesa sin previo aviso porque ese es un riesgo de accidente para una persona que no ve”, enfatiza la kinesióloga.

¿Cómo quiero ser cuando grande?

La profesora Viviana Estrada aconseja a los jóvenes y adultos preguntarse cómo quieren ser cuando lleguen a mayores y sobre esa base definir, cuáles aspectos queremos desarrollar. “Hay que ser consciente de que todos envejecemos, no hay que ser grave pero hay que tener una vida con ciertos equilibrios. Hacer ejercicio, por lo menos caminar, leer, reírse, tener amigos, un sentido de pertenencia, establecer redes reales, no solo a través de Internet”, destaca la profesional, quien además enfatiza en la importancia de tener una vida más comunitaria, “crear lazos, para que cuando seas mayor puedas traer una historia”.