close
Innovadoras tecnologías para ayudar al Maule

Innovadoras tecnologías para ayudar al Maule

En las aulas de la UTalca nació esta idea que busca una solución sustentable para ahorrar agua, y a la vez mejorar la productividad de los predios locales.

Cuando los conocimientos de ingeniería se unen con las ganas de generar proyectos de ayuda social, nacen historias como las de Christopher Soto. Hace dos años el estudiante de Ingeniería Civil Mecatrónica de la Universidad de Talca tuvo una idea. Hoy está postulando a un proyecto de financiamiento y, si todo sale bien, en algún tiempo estará disponible para la venta un mecanismo inteligente para el riego de plantaciones para pequeños y medianos agricultores.
Como buen curicano, Christopher ha vivido rodeado de cultivos. Eso sumado a la fuerte sequía que afecta al país generaron su interés por crear una solución para ahorrar agua y mejorar la calidad de los productos agrícolas. El estudiante explica que “se trata de un sistema de monitorización y riego inteligente. La gracia de este proyecto específicamente, es que nosotros lo queremos enfocar en pequeños y medianos agricultores del Maule”.
Según relata, la idea nació junto a un grupo multidisciplinario de alumnos “un poco por diversión, también por ganas de aprender un poco más y también como una petición de alguien, que en algún momento quiso encargar el proyecto. Es una combinación de varias cosas, pero el motivo principal es ayudar a la comunidad”.
La actual situación hídrica del país hace más relevante que proyectos como este se concreten. “Al investigar nos dimos cuenta que era un tema bastante serio y complicado. De hecho la Región del Maule está con un déficit de agua, estamos pasando por un periodo de mega sequía”. Aunque esta es una realidad que afecta a todo el territorio, es especialmente complicado para quienes viven de la tierra. “Según cifras del INE los embalses de agua dulce se han ido disminuyendo de manera sostenida desde el año 2002 a un ritmo de un 7%, entonces afecta a pequeños, medianos y grandes agricultores, a todos, porque el recurso hídrico es esencial”, destaca el estudiante.
Este sistema de riego inteligente podría traer muchos beneficios, entre ellos mejorar la productividad de los predios, la calidad de los productos y ahorrar agua. “Los sistemas convencionales de riego desperdician mucha agua. De hecho en el más tradicional, que es por desborde, se utilizan diez litros y se desperdician siete. Es decir, solo se aprovechan tres”, explica Soto. Además, recalca que también sería favorable para los consumidores. “Primero porque vamos a tener un producto de mejor calidad, segundo vamos a consumir un producto que tiene un sello verde, que cumple con ser cuidadoso con el medio ambiente”.

Apoyo al emprendimiento

“Él tiene iniciativa propia. De hecho, llegó a nuestra oficina tocando la puerta y preguntando -tengo una idea, ¿quién me puede ayudar?-”. Así recuerda Myriam Gaete como se conocieron. Ella es profesora de Ingeniería y coordinadora de un fondo del Ministerio de Educación para emprendimiento e innovación en la Facultad de Ingeniería de la UTalca.
La docente explica que actualmente el proyecto de Christopher se encuentra en una etapa de prototipo de laboratorio y postulando a financiamiento para poder construir una segunda etapa del modelo. “Nosotros los apoyamos en la búsqueda del fondo de financiamiento, en la escritura del formulario y la postulación en general”. Ahora se encuentran en la segunda etapa de un concurso de la Fundación para la Innovación Agraria del Ministerio de Agricultura que, de ser adjudicado, les proporcionaría 15 millones de pesos para concretar un modelo funcional y que posiblemente podría ser replicado y comercializado.
Gaete destaca la iniciativa de los estudiantes por tener “un foco social fuerte, porque quiere apoyar a los pequeños agricultores de la zona. Ellos no están pensando en trabajar con grandes agricultores porque ellos ya tienen este tipo de mecanismos de riego. Este sistema esta pensado en pequeños agricultores que no lo pueden pagar”.
Es en Curicó donde alumnos y docentes de Ingeniería trabajan por crear soluciones a una problemática que afecta a los agricultores de la zona. Una iniciativa destacada que traspasa las aulas y beneficia a toda la comunidad