close
El Despertar de la Ciudad

El Despertar de la Ciudad

La gente se tomó las calles en comunas de todo Chile. Expertos concuerdan que esto también fue el reflejo de la inequidad expresada en la distribución de las ciudades, debido a políticas públicas que optaron por procesos segregados de urbanismo sin espacios de integración. Repensarlas será uno de los desafíos claves para crear un mejor tejido social en el país.

En estos días observamos como la ciudad se convirtió en el gran escenario donde las personas manifestaron sus demandas y emociones, en torno a la petición de un Chile más justo y equitativo. En Santiago, se vivió la jornada más simbólica con un millón doscientas mil personas que compartieron el espacio público como lugar de encuentro para expresar sus demandas. Talca no se quedó atrás, ya que miles salieron a marchar y expresar su descontento por el estado actual de las cosas.
Esta forma de expresarse y de utilizar el espacio público por la ciudadanía, lleva a preguntarse por la necesidad que tienen las personas de reutilizarlos y adecuarlos a sus demandas y expresiones. Andrés Maragaño, académico de la escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca, explica que el concepto de espacio público es un constructo moderno que denota una reflexión de alto nivel sobre los problemas que nos atañen a todos, sin prejuicios, donde la individualidad queda supeditada al pensar colectivo.
En cuanto a las movilizaciones y la ocupación del espacio público en Talca, el académico reflexiona sobre cómo cambió la ciudad en estos días de estallido social. “La calle recogió como lo hace históricamente, el sentir cotidiano de la comunidad. Lo interesante esta vez, fue la rehabilitación del centro, acción que no ha podido hacer la industria inmobiliaria y la institucionalidad, lo logran los movimientos sociales, quienes rehabilitan el centro como un espacio de representación social”.
Maragaño, refuerza la idea de esta zona como lugar de encuentro y subraya que “las manifestaciones ocurren en el centro porque son los lugares históricos de representación que existen y van a seguir siéndolos. Por lo tanto, los lugares céntricos de la ciudad, a pesar de la disgregación del crecimiento desmembrado hacia la periferia, vuelven a rehabilitarse como una zona de expresión pública”.
Para Juan Román, decano de la Facultad de Arquitectura, Música y Diseño de la Universidad de Talca, la calle es el gran espacio público por antonomasia. Sobre las manifestaciones en la ciudad, su visión es que no son tan equitativas: “Uno ve que, en las marchas, los que participan son preferentemente estudiantes, gente joven, muy alegres, pero no veo gente pobre en las marchas o sea la ciudad sigue siendo poco equitativa hasta para los efectos de la protesta”.
Román, profundiza en la idea del espacio público y su utilización en estos tiempos, “yo creo que se separan los roles, los estudiantes lideran los procesos de protesta y los trabajadores ceden este espacio porque tienen que arreglárselas en una vida muy dura. Pero en sí, es bonito ver la calle como espacio público, ya que nunca se la considera de esta forma”.
Uno de los nuevos fenómenos que se ven en estos tiempos hiper modernos, son las formas de vida offline y online, que produce la virtualización de la cotidianidad por medio de las plataformas de redes sociales.
“Este fenómeno lo vemos cuando recibimos información por televisión o a través de internet y vemos solamente noticias de Santiago, entonces uno ya no sabe muy bien al salir a la calle qué realidad estás viviendo, ya que observas menos violencia o más de la que ocurre en lo que te muestran en televisión. Lo real y lo virtual está todo el rato jugando, entonces la óptica está muy definida por esta relación real o virtual”, explica Juan Román.


Fotografía: Víctor Letelier

Ética para la Ciudad

Una de las demandas manifestadas por la comunidad, es contar con ciudades más integradas socialmente y con territorios habitados de manera más armónica y colaborativa.
Para Víctor Letelier, profesor de la Escuela de Arquitectura de la UTalca, el diálogo entre las personas en el espacio público se está perdiendo por culpa de la segregación social que existe en la urbe: “Este es un problema transversal que afecta de mala manera el convivir entre la comunidad”.
Letelier, comenta el problema acarreado por el plan regulador en Talca, que deja a las personas más pobres obligadas a vivir en la periferia, “la integración social no se genera con tanta fuerza, ya que todos se dispersan finalmente. Si hubiera una política de integración en la ciudad y esta fuera más densa, el ambiente permitiría que la gente estuviera más unida en sus cotidianidades”.
En esta misma línea, el decano Juan Román, indica que hay que trabajar en la recomposición del tejido social para un mejor habitar. “La ciudad como está, claramente no promueve ver al otro, por lo tanto, ahí hay un problema. Cuando eres capaz de ver al otro y aceptarlo puedes generar instancias más democráticas de encuentro” .

“Barrios Inteligentes”

Una de las experiencias de innovación social en Talca que permitió a través de la experimentación ciudadana, repensar la forma de hacer ciudad fue el proyecto “Barrios Inteligentes” que ejecutó la Universidad de Talca junto a vecinos de la Población Nueva Holanda.
“El proyecto fue muy efectivo, ya que los vecinos junto a estudiantes universitarios experimentaron una nueva forma de recuperar un espacio público por medio de procesos participativos directos, sin pautas que dirigieran artificialmente a la ciudadanía”, indicó Víctor Letelier, uno de los académicos a cargo del proyecto.
Otra ciudad es posible, solo basta experimentar y trabajar colaborativamente en comunidad.

 

*Fotografía principal Ricardo Jara