close
La evolución de la educación cívica

La evolución de la educación cívica

Actualmente todos los establecimientos educacionales reconocidos por el Estado deben incluir en sus niveles de enseñanza, una asignatura obligatoria de Educación Cívica y aunque su vuelta al colegio no ha estado ajena a los inconvenientes que ha traído la pandemia, regresó como un ramo renovado. Con esta iniciativa se busca que estudiantes sean parte de una ciudadanía crítica, responsable y respetuosa.

Durante 2017 se comenzó a implementar en nuestro país, la ley que crea el Plan de Formación Ciudadana, uno de los objetivos es que los alumnos reciban contenidos necesarios para asumir una vida responsable en la sociedad. Carlo Campano, Jefe de Educación de la SECREDUC de la Región del Maule, explica que la iniciativa que viene a reemplazar la asignatura Educación Cívica “es mucho más amplia y  transversal ya que está dirigida a la enseñanza parvularia, básica y media”.
El programa  establece que las acciones que se realicen en este ámbito deben ser diseñadas por cada establecimiento, siguiendo las orientaciones del Ministerio de Educación. El plan contempla además,  “la asignatura Ciencias de la Ciudadanía, un ramo obligatorio que se comenzó a impartir este año para tercero y cuarto medio”, detalla Campano.
Francisca Donoso, profesora de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, coordinadora además del Plan de Formación Ciudadana del Liceo Marta Donoso Espejo de Talca, señala que esta asignatura actualmente la están realizando solo los estudiantes de tercero medio, “este año debido a la pandemia se ha tenido que priorizar contenidos, estas clases se hacen dos horas a la semana a través de Zoom”.
En la materia, se abordan conceptos como la participación, democracia, responsabilidad ciudadana, transparencia entre otros aspectos. La docente, resalta que son temas que han captado el interés de los jóvenes, sobre todo, luego del estallido social. “Antes de la crisis socio-política muchos estudiantes no se informaban y tampoco eran participativos, luego comenzaron a asistir a las asambleas, a ser dialogantes”.
La profesional considera que este tipo de instancias les entregará herramientas a futuro, “muchos estudiantes no pueden votar en las elecciones por su edad, pero si pueden hacerlo en consultas ciudadanas, en el centro de alumnos o en la junta de vecinos”.
Si bien se ha podido concretar el ramo, el plan en su totalidad no se ha logrado materializar debido a la crisis sanitaria. “El programa incluye acciones que involucran a toda la comunidad educativa, necesitamos que los alumnos estén en terreno, de manera presencial. Eso no se ha podido hacer”, comenta.

Cambio de paradigma
La profesora, explica que en 1912 se estableció Educación Cívica para quinto y sexto año de Humanidades, posteriormente “en 1980 y 1981 durante la dictadura militar, se cambió el Plan de Estudios vigente, restableciendo el ramo como materia independiente, con el nombre de Educación Cívica y Economía”. Finalmente en 1998, vuelve a desaparecer la asignatura independiente, pero se incorpora el concepto de Formación Ciudadana, incluyendo no sólo conocimientos, también habilidades con actividades prácticas.
Sebastián Donoso, director del Instituto de Investigación y Desarrollo Educacional (IIDE) de la Universidad de Talca, advierte que continuar con una educación cívica basada solo en conceptos no sirve. “Es relevante que los jóvenes sepan de estas materias, pero es más importante que las practiquen. Creo que el problema que tenemos hoy es que los que han nacido en democracia, han nacido en una democracia con muchos parches, donde no ha habido verdaderamente una educación hacia los derechos y deberes de los ciudadanos”.
Para el experto en educación de la UTalca, se requiere una vinculación fuerte con prácticas democráticas en los establecimientos educacionales. “Hay que entender que la educación cívica nos enseña a relacionarnos, es una asignatura relacional. Es decir, cuáles son mis derechos y deberes frente al otro, y del otro frente a mí y de mí frente a la sociedad y las organizaciones, es importante que construya una conciencia relacional, lo que es muy complejo porque vivimos en un mundo donde lo importante soy yo”.
Carlo Campano, indica que actualmente se está monitoreando si estos planes se están concretando, “sabemos que hay estrategias que se están integrando en esta materia, desde debates hasta espacios de diálogos”. Además agrega que, “no hay ningún establecimiento en la Región que no tenga esta asignatura, otra cosa es cómo se ha implementado, este año ha costado mucho”.

Formación ciudadana en la UTalca
En marzo de este año, el Programa de Formación Fundamental de la Vicerrectoría de Pregrado de la Universidad de Talca, implementó el curso Formación Ciudadana, Marlene Gutiérrez, su directora, señala que el curso se realizó online a través de la plataforma Educandus. “Fueron más de 2 mil estudiantes de primer año los que participaron de esta instancia, de todos los campus de la Casa de Estudios”.
El curso se trabajó en dos sesiones y el primer tema que se abordó fueron los Derechos Humanos, “se realizaron actividades a través de foros y chat con preguntas como ¿qué son para ti los Derechos Humanos?, ¿cómo se relacionan con tu vida y acciones cotidianas?”. En la segunda sesión se analizó el tema de Ciudadanía, “los invitamos a reflexionar sobre esta temática, ejemplificándolo con acciones concretas”, detalla la directora.
Durante estas jornadas los jóvenes además aprendieron sobre los valores institucionales y cómo se conectan con su nuevo rol de estudiantes universitarios.