close
Derechos y deberes: Forjando una sociedad consciente

Derechos y deberes: Forjando una sociedad consciente

La implementación de la Educación Cívica ha promovido un conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes que resultan fundamentales para una vida en democracia.

Aprender a convivir, a respetar o preocuparse de los problemas que tiene el país, son algunos de los objetivos de la Educación Cívica. Fernando Soto director de la Escuela de Ciencia Política y Administración Pública de la Universidad de Talca, explica que este concepto nos permite “conocer los derechos y deberes que tenemos como ciudadanos participes de un Estado”. Además señala que, “es importante que las personas quienes son miembros de la comunidad política asuman plenamente el carácter de ciudadanos”, y una de esas obligaciones tiene que ver con “estar presentes en todos los procesos de deliberación política para la toma de decisiones”.
El especialista advierte que la institucionalidad ofrece diferentes instancias de participación y que involucrarse aporta resultados positivos, “ciudadanos empoderados conscientes de sus derechos y obligaciones, promueve un sistema democrático más sano, saludable y con muchas expectativas de perdurar en el tiempo”.
Soto comenta que participar de un proceso democrático, no solo se trata de votar cada cierto tiempo o tener la posibilidad de ser elegido para ciertos cargos de elección popular, “también debemos estar presentes en las diferentes instancias que se realizan a nivel comunal, regional o en el país”. Agrega que, “podemos ser parte de proyectos de interés que no solo me benefician a mí sino también a mi vecindario, familia o ciudad”.
El académico recalca que estas valiosas herramientas nos ayudan además a entender el sistema político de cada país, “en Chile por ejemplo tenemos un estado unitario y un gobierno presidencialista”. También insiste que, uno de los puntos más importantes es que a través de estos procesos formativos se fomentan valores como “la tolerancia, el respeto, empatía, el reconocimiento a la diferencia”.

Cabildo Abierto convocado por la Universidad de Talca
Desarrollado a fines de 2019

El rol como ciudadanos
De acuerdo al artículo 13 de la actual Constitución, “son ciudadanos todos los chilenos que hayan cumplido dieciocho años de edad y que no hayan sido condenados a pena aflictiva”. Según explica Mario Herrera, académico de la Escuela de Ciencia Política y Administración Pública de la Universidad de Talca, ser ciudadano o ciudadana, también implica formarse a través de diferentes instancias de socialización, “un ciudadano no es solo un chileno que tiene derecho a voto sino que es una persona que es capaz de dialogar con su entorno, con el resto de las organizaciones, que puede participar en política y que comprende los valores asociados con la democracia y los derechos humanos”.
Herrera destaca que los seres humanos tienen derechos que son inalienables, “son derechos que no se pierden si se cruza de una frontera a otra. El ciudadano no deja su condición por el hecho de migrar”.
Además explica que el propósito de este proceso formativo es que las personas “tengan pensamiento crítico, que puedan analizar y tomar decisiones”. Para el especialista, la Educación Cívica promueve también la participación activa e informada  “no solo electoral sino en organizaciones sociales, en activismo político y en instancias en que las personas se puedan expresar. A través de este tipo de enseñanza se fortalecen las competencias y habilidades de las personas”.
Dentro de los contenidos básicos de la Educación Cívica, surge el concepto de democracia. Cristián Contreras, académico de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Talca lo define como “un sistema de gobierno que permite que las personas expresen su opinión y sean escuchadas”, el docente explica que todos y todas “debieran conocer en qué consiste la democracia y la importancia que tiene para el desarrollo de las sociedades”.
Este tipo de educación también permite  conocer la institucionalidad política nacional y regional, “por ejemplo, se aborda cómo funcionan los poderes del Estado; cuáles son las atribuciones que tiene el Presidente y el Congreso; qué es el Estado de Derecho; qué son las normas; cuáles son las formas de gobierno; cuáles son las instituciones; qué es una Constitución y para qué sirve”, además agrega, “la Educación Cívica entrega un conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes que resultan fundamentales para la vida en una sociedad democrática”.
Contreras destaca que anteriormente la Educación Cívica era más bien teórica, no tenía un componente de aplicación práctica, “no se analizaba la importancia de los principios de un texto constitucional y el efecto que tiene sobre el desarrollo de la sociedad”. Agrega que hoy se intenta avanzar hacia una formación ciudadana, “se espera que los valores que incorpora una Constitución tenga un correlato en la vida de las personas, que desde pequeños se puedan conocer los derechos propios y de los demás”.