close
Formación para el éxito: El sello de los profesionales utalinos

Formación para el éxito: El sello de los profesionales utalinos

Abril 4, 201719Views

Descados actores nacionales imparten clases en la UTALCA para que los jóvenes mejoren sus habilidades blandas. Esta iniciativa se enmarca en el Programa de Formación Fundamental, pionero en el país y cuyo éxito se ha reconocido a nivel internacional.

Formar profesionales de calidad, pero también con sentido social y compromiso con su comunidad, es el perfil que la Universidad de Talca asumió tempranamente y para lo cual puso en marcha, en el año 2006, el denominado Programa de Formación Fundamental (PFF), que la convirtió en referente nacional en la materia.
De esta manera, la Casa de Estudios reconocida en el país por su excelencia académica, incorporó a la malla curricular de todas sus carreras contenidos dirigidos al desarrollo de habilidades blandas altamente valoradas en el mundo laboral -como, por ejemplo, capacidad para el trabajo en equipo, la autogestión, el liderazgo, el pensamiento crítico, la comunicación eficaz y resolución de conflictos, entre otras-, y, al mismo tiempo, educar persoonas conscientes de su entorno.
“El programa impulsado por la UTALCA es pionero en la educación pública del país para formar no solo a buenos y mejores profesionales, sino a ciudadanos que estén al servicio de su comunidad”, comentó la actriz Paulina Urrutia, quien junto a Consuelo Holzapfel, Ximena Rivas, Ricardo Fernandez, Néstor Cantillana, Álvaro Espinoza, entre otros destacados actores; participa de esta iniciativa a través de los módulos dirigidos a potenciar las capacidades comunicacionales de los alumnos.

FORMACIÓN PARA EL ÉXITO

Dependiente de la vicerrectoría de Pregrado de la UTALCA, el PFF contempla tres líneas formativas. “De comunicación, habilidades interpersonales y de responsabilidad social”, observó la máxima autoridad de dicha unidad académica, Marcela Vásquez.
En el año 2010 la comunidad universitaria revisó y evaluó el primer período de ejecución del Programa, tras lo cual se introdujeron una serie de innovaciones destinadas a hacerlo aún más eficiente.
De este modo, en la actualidad el PFF se desarrolla a través de ocho módulos que se cursan a lo largo de la carrera; Comunicación Oral y Escrita I y II; Autogestión del Aprendizaje; Trabajo en Equipo y Desarrollo de Habilidades Sociales; Comprensión de Contextos Sociales; Comprensión de Contextos Culturales; Ética y Responsabilidad Social; Responsabilidad Social.

EQUIDAD

El énfasis en estas materias no es antojadizo, sino que, según explicó el rector de la UTALCA, Álvaro Rojas, responden a una lógica de equidad que busca que alumnos que no tuvieron la oportunidad de desarrollar estas capacidades antes de ingresar a la educación superior, puedan hacerlo.
“Nuevos jóvenes -deficientes muchas veces de capital cultural- ingresan a la universidad, y nuestras instituciones deben entregarles un conjunto de herramientas que les permitan enfrentar con éxito su programa de estudios”, comentó el rector de la UTALCA, Álvaro Rojas.
Por otra parte, Marcela Vásquez señaló que el módulo de responsabilidad social “permite, a través de la estrategia de aprendizaje en servicio, desarrollar las competencias en un trabajo en la comunidad”.

IMPACTO

Diseño de productos y nuevos espacios, evaluaciones dentales, asesoría jurídica, apoyo a micro y pequeños empresarios, asesoría a emprendedores, son algunas de las diversas temáticas abordadas en los más de 6 mil proyectos que se han desarrollado en el marco del PFF, desde su puesta en marcha.
Un elemento a destacar es que los estudiantes asumen estas tareas no como una mera responsabilidad académica, sino que conscientes del efecto que su labor tendrá en las comunidades con las cuales se relacionan.
“El trabajo realizado por los alumnos de Agronomía está a la vista: la construcción de un invernadero que nos ayuda a tener acuocultivo, verduras frescas, y una alimentación sana para nuestros mayores”, contó la jefa del centro de adulto mayor de la población “Brilla el sol” de Talca, Paola Quijada.
Un logro que fue posible gracias al conocimiento, compromiso y voluntad con que los jóvenes asumieron esta faena. “La tierra estaba demasiado dura, pero salieron con el trabajo que vinieron a hacer. Ellos eran de la UTALCA”, recordó aún impresionada Irma Toledo, usuaria de la entidad.
En esa misma línea, el director ejecutivo de Fundación Todo Mejora, Diego Poblete, valoró las acciones impulsadas por la Universidad.
“Es muy bueno que se abran estos espacios entre la academia y la sociedad civil, permite que los estudiantes puedan tener una visión con un vínculo de socio comunitario que los nutre en su desarrollo ético y profesional”, afirmó.

RECONOCIMIENTO

El camino iniciado por la Casa de Estudios a través del Programa la ubicó a la vanguardia de esta materia en el país, al punto que profesionales de otras instituciones de educación superior toman como referencia este modelo para implementarlo en ellas.
Pero el reconocimiento a esta iniciativa no ha quedado solo en nuestras fronteras: en 2016 la UTALCA fue la única universidad chilena –junto a otras diez del continente americano- en ser distinguida por la Organización Universitaria Interamericana con la categoría de “Mención de Honor”, por la práctica exitosa de innovaciones educativas y de gestión, relacionada con la implementación del módulo de Responsabilidad Social que se efectúa en el marco del PFF.
“La distinción constituye un reconocimiento a la labor de la Universidad de Talca en términos de la calidad del Programa de Formación Fundamental y su módulo de Responsabilidad Social de Pregrado. Destaca la innovación educativa y el esfuerzo institucional por preparar profesionales de alta excelencia que aporten un contexto social y de responsabilidad en su quehacer laboral”, comentó el prorrector de la UTALCA, Pablo Villalobos.
Por su parte, la vicerrectora Marcela Vásquez comentó que el éxito de la iniciativa ha sido posible gracias al compromiso asumido por todos los estamentos de la Universidad, y por alumnos que entregan lo mejor de sus capacidades en cada uno de los proyectos que realizan.
“Este logro nos llena de satisfacción, toda vez que la Universidad en 2006 decidió incorporar en el proceso formativo de todos sus estudiantes actividades orientadas a desarrollar el perfil genérico, que entre otras líneas, incorpora la formación ciudadana y responsabilidad social. Desde entonces se ha venido desarrollando un serio trabajo desde el PFF, dependiente de la Vicerrectoría de Pregrado, y con la colaboración de todas las Escuelas, trabajo que fue reconocido con esta distinción”, afirmó.