12

Para dar una adecuada respuesta a los procesos formativos de las nuevas generaciones de estudiantes, es necesario que los docentes actualicen constantemente sus metodologías de enseñanza. Y en ese sentido, la Región del Maule aún requiere realizar mejoras, ya que es insuficiente la innovación educativa que se efectúa en establecimientos de enseñanza básica y media.

Así lo aseguró el académico Sebastián Donoso, director del Instituto de Investigación y Desarrollo Educacional (IIDE) de la Universidad de Talca.

“Sin lugar a dudas la región está débil, muy atrás en materia de innovación en la parte escolar”, afirmó el experto, quien además es investigador del área “Desarrollo de Capacidades en Instituciones Formadoras” en el Centro de Desarrollo de Liderazgo Educativo, que también integra la UTALCA.

Según explicó, las prácticas docentes en el Maule —zona donde el 2,7% de las personas registra un analfabetismo mayor a una década y el 34% de los habitantes vive en zonas rurales— por años estuvieron aisladas de lo que se hacía en el resto del país, lo cual hasta ahora tiene efectos en la capacidad de innovar.

“Y eso indudablemente implicó que la región se fuera quedando muy atrás en este plano. Por qué razón: porque la mayor parte de las innovaciones que se instalan en el sistema escolar regional, vienen desde afuera. Es decir, son políticas nacionales —lo cual no es malo—, pero no han surgido de los profesores maulinos o del sistema educativo regional, y se ajustan poco a la realidad local”, precisó Donoso.

Además, el catedrático sostuvo que en la comunidad educativa regional todavía existe poca voluntad de hacer innovación. “Hay mucho susto de llevarla a cabo. ¿Y por qué se produce ese temor?: porque efectivamente tiene que ver con la cultura muy rural y tradicional, donde los habitantes del Maule siguen el mismo camino mientras puedan funcionar así”, afirmó.

CREATIVOS

El seremi de Educación del Maule, Rigoberto Espinoza, coincidió que los factores culturales propios de esta zona serían una causa en la baja capacidad de introducir tales cambios.

“Quizás hay algo de eso por la tradición, la ruralidad y el esperar que se le dé una orden para innovar”, expresó la autoridad regional. Sin embargo, destacó que actualmente están dadas todas las condiciones para que los profesores apliquen nuevas ideas y logren mejores aprendizajes en sus alumnos.

“Los profesores preguntan cuándo la reforma educacional va a permitir hacer innovación en las salas de clases. Pero se les olvida que tenemos un currículo flexible que permite la innovación, con horas de libre disposición para generar talleres que sean de interés para los estudiantes, y para los establecimientos, de acuerdo a sus proyectos educativos”, afirmó Espinoza.

Agregó que este proceso de mejora debe ser realizado por la comunidad docente en conjunto. “Se requiere un trabajo de equipo. De nada serviría que sólo un profesor de escuela trate de innovar hacia una orientación dada, mientras el resto no va en esa dirección. Debe haber un liderazgo escolar desde el director, el consejo de profesores y reunirse toda la comunidad educativa para ver cuál es el proyecto”, indicó el seremi.

Al respecto, Daniel Caffi, coordinador nacional del Programa de Indagación Científica para la Educación de las Ciencias del Ministerio de Educación (Mineduc), aseguró que los profesores “tienen que compartir experiencias con los otros docentes para fortalecer la mirada, ver cuáles son los aciertos, las debilidades, y a partir de esa reflexión conjunta, mejorar la educación en el aula”.

CONFIANZA MUTUA

El director del IIDE, Sebastián Donoso, sostuvo que para que exista innovación, tiene que haber confianza entre los miembros de la comunidad educativa.

“Los jefes deben confiar en sus subalternos; éstos en la capacidad de sus jefes; los padres en los profesores, y éstos en los alumnos y papás. La generación de confianzas mutuas es algo complicado y está súper estudiado. Y una característica de la Región del Maule es el autoritarismo, el cual es contrario a la confianza. Porque el autoritario no confía en el otro y por eso toma todas las decisiones. Entonces, para que demos un paso importante y haya una cultura de innovación —o sea que todas las personas piensen cómo lo pueden hacer mejor— necesitamos vínculos y confianzas mucho más desarrollados, porque aún tenemos prácticas muy autoritarias en escuelas, universidades, autoridades políticas y eclesiásticas”, aseguró Donoso.

LICEO VIRTUAL

Ante este diagnóstico, compartido por la diversidad de los actores regionales, instituciones como la UTALCA optaron por tomar un rol activo en este tema, para lo cual trabajan en una serie de estrategias destinadas a apoyar el trabajo en las aulas.

Entre ellas destaca el denominado Liceo Virtual de Excelencia (LVE), plataforma web constituida como una herramienta de innovación tecnológica para apoyar y mejorar los aprendizajes de los estudiantes de 1° a 4° año medio de la región. A través de este instrumento, los alumnos pueden reforzar sus conocimientos en base a los contenidos declarados por el Mineduc en las asignaturas de Matemática, Lenguaje y Comunicación, Biología, Química, Física, Historia, Geografía y Ciencias Sociales e Inglés.

La vicerrectora de Pregrado de la UTALCA, Marcela Vásquez, enfatizó que el LVE surgió como una iniciativa vinculada al proyecto “Convenio de Desempeño en Armonización Curricular”, que la Casa de Estudios desarrolla desde 2013 con el apoyo del Mineduc, para mejorar las competencias de ingreso de los estudiantes, la progresión durante su vida universitaria en ciclos formativos y las oportunidades de empleabilidad futura, entre otros objetivos.

“El Liceo Virtual permite complementar lo que los alumnos van aprendiendo en sus establecimientos. Incorpora guías de trabajo, evaluaciones y un ambiente online atractivo. Además, los profesores pueden acceder y apoyar sus clases”, afirmó la autoridad.

La web se lanzó en agosto de 2014, está en proceso de ajustes, mejora continua y busca contribuir a que los alumnos optimicen sus resultados en la PSU, información que aún se está sistematizando para su análisis.

El LVE incluye además el área de Orientación Académica, que fortalece habilidades blandas de los estudiantes: hábitos de estudio, orientación vocacional y desarrollo psico-emocional.

Este año se inició la segunda etapa de esta plataforma, que amplió su cobertura a 40 establecimientos para incorporar más estudiantes y docentes como usuarios de la web. “Tenemos liceos distribuidos en 9 comunas de la Región del Maule con una matrícula superior a los 2 mil 700 alumnos. Se avanza hacia el mejoramiento permanente para consolidar los servicios que ofrecemos”, afirmó Gerardo Retamal, director del LVE.

PROGRAMA PACE

La UTALCA también apoya a los escolares mediante la ejecución del Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE), iniciativa coordinada por la Vicerrectoría de Pregrado e impulsada a nivel nacional por el Ministerio de Educación, que asigna a la Casa de Estudios liceos con los mayores índices de vulnerabilidad socioeconómica.

El programa prepara a los estudiantes durante la enseñanza media, y una vez que ingresan a la Universidad se les acompaña mediante una etapa de nivelación, para que puedan mantenerse en el sistema y logren titularse.

“Tenemos 14 establecimientos de la zona Maule Sur principalmente, en los cuales hay un compromiso de trabajar con los profesores de matemática y lenguaje, y con los alumnos en temas de orientación vocacional. El objetivo es dejar capacidades instaladas en esos establecimientos, y profesores con mejores estrategias de enseñanza que impacten en los aprendizajes de los alumnos. Este programa contempla que el 15% de los mejores estudiantes de los liceos del convenio PACE pueden ingresar a la Universidad independiente de su puntaje PSU”, explicó la vicerrectora.

El seremi Rigoberto Espinoza, destacó el aporte de la UTALCA y sostuvo que se requieren más instituciones de enseñanza superior involucradas con la educación pública.

“Estos programas, el Liceo Virtual de la UTALCA y el PACE, son acciones concretas donde la comunidad escolar ve a la Universidad no lejana, sino que al lado”, expresó.

FERIAS

Para incentivar el interés de los escolares por el conocimiento, cada año la Universidad organiza múltiples iniciativas dirigidas a despertar el interés de niños y jóvenes por la generación de conocimiento.

Una de las más antiguas es la Feria Científico-Tecnológica de la Región del Maule que desde hace 25 años se realiza en Talca. Se trata de un certamen donde los estudiantes de enseñanza básica y media presentan proyectos creados con ayuda de sus profesores. Las mejores ideas son seleccionadas por una comisión de académicos de la Casa de Estudios. También se perfecciona a profesores para que guíen mejor los proyectos de sus estudiantes usando el método científico. Similar feria se realiza hace 20 años en Rancagua, Región de O´Higgins.

En tanto, el Programa Asociativo Regional (PAR) Explora Maule de Conicyt —a cargo de la Dirección de Responsabilidad Social Universitaria (RSU), perteneciente a la Prorrectoría de la UTALCA— desde el año pasado ha impulsado 375 actividades para difundir el conocimiento, tanto en niños como en adultos.

Se han desarrollado intervenciones urbanas, charlas, talleres, ferias científicas, laboratorios móviles, capacitaciones, exposiciones, pasantías de investigación, conversatorios, festivales de teatro, entre otras. Todas estas iniciativas se efectuaron en las 30 comunas de la región, con un impacto directo en 40 mil 164 personas de todas las edades. Además, se han visitado 154 establecimientos educativos, 63% urbanos y 37% de zonas rurales.

ACADEMIA MAULE

Otra de estas actividades es la Academia Maule Ciencia, instancia que permite el trabajo conjunto de escolares y académicos en laboratorios de la Universidad, mediante el desarrollo de temas de investigación propuestos por los alumnos.

“Queremos fortalecer el ecosistema de investigación escolar de la región. Y qué mejor manera que vincular tempranamente a estudiantes junto a científicos elaborando una investigación. Los alumnos claramente podrán vivir y apropiarse de la rigurosidad del trabajo científico que se realiza en la Universidad de Talca”, señaló Iván Coydan, director de RSU y del PAR Explora Maule.

La Universidad también es sede regional de la Olimpiada de Matemática, una iniciativa nacional que se realiza hace más de 30 años y que permite descubrir jóvenes talentosos de establecimientos básicos y medios, y ofrecerles la oportunidad de ampliar sus conocimientos.

CIENCIA “SOBRE RUEDAS”

En materia de innovaciones otra iniciativa es el proyecto “TruckLab TecnoCiencia sobre Ruedas”, financiado por el Mineduc y ejecutado por la Facultad de Ingeniería. Consiste en un laboratorio científico móvil que recorre la región para desarrollar habilidades y valoración del entorno en estudiantes y docentes de establecimientos de educación media, lo que permite disminuir las brechas educacionales.

Asimismo, el Concurso Descubriendo y Desarrollando Talentos Científicos, creado por académicos de la misma Facultad de Ingeniería. Se inició en 2009 en Curicó y en desde 2013 logró un alcance regional con participantes de las cuatro provincias de la región. Los equipos concursantes deber resolver un problema por etapas, de forma analítica y experimental, apoyados por un tutor o alumno de la UTALCA y un profesor guía, perteneciente al colegio respectivo.

COMPETENCIAS

La vicerrectora de Pregrado, Marcela Vásquez, enfatizó que el modelo educativo de formación basada en competencias que la Universidad de Talca implementó en todas sus carreras de pregrado desde el año 2006, es una de las mayores innovaciones que la Institución aplicó para favorecer a sus estudiantes.

“Este modelo educativo se destaca porque está muy centrado en el estudiante, más que en el profesor. El concepto competencias es para definir de qué es capaz el egresado, las capacidades reales de nuestros titulados y diferenciables de otras carreras afines”, sostuvo la autoridad universitaria.

Resaltó que esta formación incluye el desarrollo de competencias blandas o habilidades interpersonales de los estudiantes, lo cual se ejecuta a través del Programa de Formación Fundamental, otra innovación instaurada
desde 2006 donde académicos mejoran en los alumnos sus competencias de comunicación, de habilidades sociales y de responsabilidad social de pregrado.