13

Pese a que han transcurrido 128 años desde que se iniciaron las faenas constructivas del Ramal Ferroviario Talca-Constitución en 1888, este medio de transporte continúa siendo esencial para la vida diaria de miles de personas que habitan las aisladas localidades situadas entre ambas comunas de la Región del Maule, donde no existen caminos adecuados ni recorridos de buses.

El antiguo convoy además permanece como el último de los trenes rurales del país con servicio de pasajeros. En la Región del Maule también existieron los ramales Curicó-Licantén, Talca-Mariposas, Linares-Colbún, y Parral-Cauquenes, pero terminaron sus operaciones en la década de los ’70.

“Es parte de un sistema que en su totalidad constituye un paisaje cultural y su declaratoria significa una protección no sólo a la infraestructura física, sino que, además, a modos de vida y culturas asociadas que en el entorno social y económico de la globalización se encuentran en situación de vulnerabilidad”, constató el decreto presidencial que reconoció a este transporte como Monumento Histórico Nacional, en mayo de 2007.

TRADICIONES E HISTORIA

Pero, ¿por qué es tan importante para el Maule y el país que éste continúe existiendo?
El coordinador regional del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), José Guajardo, explicó que este buscarril a lo largo de sus 88 kilómetros de vía férrea, constituye “una columna vertebral” de tradiciones e historia que permanecen desde el siglo 19 —cuando el presidente José Manuel Balmaceda encargó su construcción—, posibilitando el desarrollo local mediante el turismo y el comercio de diversos productos.

Colín, Rauquén, Corinto, Pocoa, El Morro, Curtiduría, Los Llocos, Tricahue, El Peumo, González Bastías, Toconey, Tanhuao, Los Romeros, Los Maquis, Forel, Huinganes, Los Digüeñes, Maquehua, Astillero, Banco de Arena y Constitución, son las comunidades que se ven favorecidas con la existencia del tren.

“La historia lo vincula directamente al río Maule, al desarrollo de las localidades tanto del norte como del sur de este caudal, y al traslado de materiales y productos de dichos lugares. Antes del tren fueron los ‘faluchos maulinos’, y después de la llegada del ramal, estos navegantes y sus pequeños barcos poco a poco fueron desapareciendo”, señaló Guajardo.

GUSTAV EIFFEL

Además de los cuatro pequeños trenes —de los cuales sólo dos están en operaciones—, la declaratoria de Monumento Nacional protege las 11 estaciones de este sistema de transporte, sus 10 paraderos adicionales, un túnel y 18 puentes, uno de los cuales posee mayor valor patrimonial.

Se trata del Puente Ferroviario Banco de Arena, emplazado en el Río Maule, a casi 5 kilómetros de la estación de Constitución. Tiene una estructura metálica armada por la empresa francesa Schneider y Creusot, la misma que construyó el Viaducto de Malleco. Además, fue diseñado por el mismo Gustav Eiffel, creador de la famosa torre símbolo de la ciudad de Paris.

Posee 320 metros de extensión y la edificación de sus bases significó un gran esfuerzo de ingeniería, e incluso la muerte de decenas de obreros, debido a las precarias condiciones tecnológicas del siglo 19.

CHILE PROFUNDO

El académico Pedro Emilio Zamorano, director del Instituto de Estudios Humanísticos Abate Molina de la UTALCA, destacó que este antiguo tren rural es testimonio de que Chile estuvo articulado por la vía férrea y sus ramales, lo que favoreció el comercio, el traslado de gente y la cultura local.

“De los muchos ramales que había de Santiago al sur, destacan el de Rancagua-Coltauco, San Fernando-Pichilemu, Pelequén-Las Cabras, Talca-San Clemente. Pero Talca-Constitución es el único que permanece, fundamentalmente porque comunica con zonas bastante desconectadas e inaccesibles por otras vías”, sostuvo.

Destacó que el buscarril sigue vigente, pero que pese a su valor patrimonial y cultural, está en evidente estado de deterioro.

“El tema es que a mal traer, con pocos recursos y en estado bastante precario, este ramal aún permanece, y con ello se mantiene además una tradición, una historia, una conexión con lugares. También la posibilidad de conocer zonas que están aisladas, con arquitecturas, comercio y costumbres de otra época. Y de alguna manera esto permite atravesar el Chile profundo, y eso obviamente tiene un valor cultural y patrimonial bastante importante”, indicó Zamorano.

PATRIMONIO INMATERIAL

Paola Contardo, directora de la Asociación Gremial de Turismo del Ramal Talca-Constitución, y también directora de la Corporación Cultural Corinto, enfatizó que el viejo convoy cumple una labor social, ya que conecta los pueblos aislados, permitiendo que decenas de lugareños lleven sus productos agrícolas a las estaciones en cada extremo de la vía férrea.

“También hay un desarrollo turístico, porque la gente ve otra forma de ingreso económico: las mujeres dueñas de casa, quienes están alejadas del progreso, encuentran una oportunidad para que sean valoradas sus artesanías, gastronomía, los mitos, leyendas, cuentos, tradiciones, cantos propios, y toda esta riqueza cultural está asociada al ramal, el cual no debe morir”, expresó.

La representante de las comunidades del ramal señaló que pese a ser un Monumento desde 2007, aún no se restauran sus estaciones.

“El plan de desarrollo turístico del ramal que se ejecutó en 2012 a través de un estudio que hizo la Universidad Central, tenía muy claro y definido todo lo que había que hacer. Una de las cosas era la restauración completa de las estaciones”, afirmó.

“Como comunidad organizada hemos estado dando todo para poder sacar adelante este plan de desarrollo turístico del ramal. Lo que nosotros ahora esperamos es que la institucionalidad responda y gestione los recursos necesarios para que estos pueblos y el ramal no mueran, porque si el ramal deja de existir, afectará a las localidades, parte más importante que el patrimonio material y físico, es también del patrimonio inmaterial: las tradiciones y nuestra cultura”, dijo.

ESTACIONES

¿Qué mejoramientos estructurales necesita este Monumento Histórico Nacional? El coordinador regional del CMN, José Guajardo, sostuvo que la principal necesidad es “la recuperación” de las 11 estaciones entre Talca y Constitución, ya que éstas posibilitan la conexión con los turistas y usuarios del ramal.

Guajardo también se refirió a los recursos requeridos para restaurar las estaciones. “Se han hecho estimaciones de recursos, pero no existe un valor final, ya que se requiere elaborar un diseño global de las necesidades del Monumento. Esto, considerando reparación de las estaciones, del material rodante (buscarriles), señalética, obras de arte (puentes y túnel), infraestructura en general. Además, de incorporar también el componente de desarrollo y vinculación con la comunidad (mediante un modelo de gestión).

Pero ¿sólo la falta de recursos es impedimento para hacer estas optimizaciones?
“Principalmente se requiere de un proyecto. Los recursos son escasos, pero no inexistentes. Además, las autoridades regionales están interesados en que este Monumento Nacional —tan importante para la región y el país— sea recuperado, ya sea para posibilitar el desarrollo de las comunidades, como también para colaborar con el crecimiento de las diversas comunas asociadas al ramal: Talca, Maule, San Javier, Pencahue y Constitución”, manifestó.

ABANDONO

En tanto, el profesor Pedro Emilio Zamorano, sostuvo que para mejorar las condiciones del histórico buscarril es importante la generación de buenas ideas y convicciones de que es posible hacer cosas interesantes.

“Soluciones que tengan que ver con el turismo, potenciar la zona, mejorar las estaciones. Y también optimizar el mismo tren. Creo que este es un sistema que no ha tenido mejoras estructurales por muchos años. De repente se invierte algo, pero es un ramal que está deteriorándose cada vez más y da la sensación de cada día mayor abandono. Entonces, creo que para mejorar esto primero se requiere voluntad”, comentó el académico.

“La declaración de Monumento tiene cosas positivas y negativas. Lo positivo es que declara un reconocimiento del Estado respecto del valor patrimonial del objeto, edificio, escultura, puente o sitio patrimonial, a modo de reconocer la voluntad del Estado en decir que algo es patrimonialmente valioso y debe ser preservado. Pero en forma paralela, tampoco el Estado se mete la mano al bolsillo para decir que el preservar el patrimonio también tiene un costo. Lo que pasa es que la declaratoria de monumento nacional no va aparejada ni con voluntades ni recursos”, aseguró el profesor Zamorano.

APORTES

El director del Instituto de Estudios Humanísticos de la UTALCA, se refirió al aporte que la Casa de Estudios realiza para preservar el ramal. Sostuvo que el Centro de Documentación Patrimonial —unidad creada con apoyo del Ministerio de Educación a través del Convenio de Desempeño en Humanidades, Artes y Ciencias Sociales que ejecuta la Universidad— ha investigado la memoria, cultura y tradiciones asociadas a este monumento. Además, se ha reunido información histórica para el Portal del Patrimonio de la Corporación, disponible para toda la comunidad nacional e internacional (www.portaldelpatrimonio.utalca.cl).

Asimismo, la Casa de Estudios hace 25 años lleva la esperanza de la Navidad a las familias que viven en las localidades aisladas del ramal.

Cientos de niños y adultos a lo largo de los 88 kilómetros de angosta vía férrea esperaron con entusiasmo —cada año— a la caravana de la UTALCA que lleva regalos navideños a los niños y adultos, los cuales son entregados de manos del “viejito pascuero”. En esta iniciativa —organizada por la Dirección de Extensión Cultural-Artística— participan funcionarios, estudiantes y académicos, acompañados por el Coro de Niños de la Universidad que interpreta melodías navideñas y villancicos.

De esta forma el Tren de Navidad, desde 1990, se ha transformado en un símbolo de la Universidad y su vinculación con el medio.

Carlos García, maquinista del último ramal de Chile, comentó que durante los seis años que lleva conduciendo el buscarril, se genera una gran cercanía con los lugareños.

“Pasamos a ser casi parte de las familias de este trayecto, porque nos vemos todos los días y ofrecemos el servicio que tenemos con mucho cariño. Sé que para ellos es tremendamente importante la actividad que hace la Universidad de Talca. Grandes y chicos esperan con ansias su legado”, afirmó.

“La Universidad con su proyecto del Tren de Navidad no sólo ha hecho una labor social para los niños de estas zonas apartadas, sino que ha ayudado a visibilizar el Ramal Talca-Constitución a nivel nacional, contribuyendo a generar sensibilidad respecto a este patrimonio, por el solo hecho de visibilizarlo a través de esta actividad”, aseguró el profesor Zamorano.

Además, la Escuela de Diseño de la Universidad realizó recientemente una exposición con proyectos de información turística elaborados por estudiantes de segundo año de la carrera. El objetivo fue contribuir a la difusión de este monumento nacional.

Las ideas se realizaron como parte del módulo “Proyectos 3”, impartido por la académica Luz María González. Las iniciativas consistieron en sistemas de orientación con iconografía y cartografía turística, recorridos, atractivos, servicios, artesanía y productos de la zona.

“Muchas de esas iniciativas se pueden aplicar, pero se necesitan recursos regionales”, aseguró Paola Contardo, directora de la Asociación Gremial de Turismo del Ramal Talca-Constitución.