close
Nutrición para el cerebro y la mente

Nutrición para el cerebro y la mente

Junio 25, 201824Views

Deleitarse con un chocolate, saborear un plátano o dejar de lado los alimentos procesados y preferir los naturales, puede ayudar a potenciar las estructuras relacionadas con la salud mental.

A la hora de hacer frente a enfermedades como la depresión o cuadros de ansiedad, la mayoría piensa en la farmacología. Remedios ciertamente necesarios para superar estas dolencias que, muchas veces, pueden ser “ayudados” con cambios y mejoras en la dieta.
La literatura especializada y los investigadores en la materia coinciden en que ambos trastornos son multicausales, es decir, son detonados por distintos factores, y que, si bien no dependen por completo de la nutrición, hay mucho que decir respecto del vínculo virtuoso que existe entre una buena alimentación y la salud mental.
“Los bajos niveles de neurotransmisores, como la serotonina o la noradrenalina, están relacionados con síntomas depresivos o ansiolíticos, que podrían atenuarse al recibir nutrición para reactivarlos”, señaló la académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Talca, Fabiola Romero.

MÁS CONCENTRACIÓN

Si se considera una persona olvidadiza o le cuesta concentrarse, puede que sea hora de hacer cambios a su estilo de vida y también a los alientos que incluye -o no- en su dieta, en particular si considera que el cerebro es uno de los órganos que más energía requiere para su buen funcionamiento, casi un 20%, la cual debe ser generada por una alimentación que favorezca sus funciones.
Es en este punto cuando el desayuno, omitido por muchos, asume un rol clave.
“Si no se toma desayuno o el que se toma no es el adecuado, seguramente habrá más dificultad de concentración, las tareas diarias se verán muy dificultosas y, en general, nos afectará un estrés que terminará en un dolor de cabeza”, explicó la nutricionista de la UTALCA.

ALIMENTOS

Y si se trata de ayudar a un óptimo desempeño mental y a nutrir el cerebro, la profesora Romero mencionó varios alimentos.
“La avena además de mejorar las funciones cerebrales, potencia incluso la memoria, y además es excelente para la salud cardíaca. El plátano es un alimento muy energético y sano que contiene una fibra soluble que favorece el movimiento intestinal y evita el estreñimiento. Al ser tan rico en vitamina B6, mejora nuestra memoria y nuestro buen humor. Solo una recomendación, no está indicado, por ejemplo, para pacientes diabéticos”, advirtió.
Añadió que “el brócoli, al igual que la coliflor o los repollitos de Bruselas son también excelentes para cuidar y potenciar nuestra memoria y como recomendación especial están las nueces, que son sanas para el corazón y el cerebro, basta con tomar de 3 a 4 al día, no más, puesto que tienen un índice calórico bastante alto”.

OMEGA-3

La profesional también remarcó la importancia de incluir en la dieta los ácidos grasos Omega-3 que también aportan al desarrollo mental y a la memoria, entre otros atributos.
“Se pueden encontrar, por ejemplo, en el pescado azul que contiene dos tipos de ácidos grasos: el ácido eicosapentaenoico -también conocido como EPA-, y el ácido docosahexaenoico, conocido también por su abreviación DHA”, observó.
Fabiola Romero señaló que también es posible encontrar dichos nutrientes en semillas como la chía, linaza, canola y nueces.

VEGETALES

La académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UTALCA mencionó además la importancia de consumir de forma habitual verduras y frutas -muchas de las cuales se producen o se encuentran con facilidad en el Maule- como las espinacas, espárragos, col o repollo, pimientos, naranjas, zanahorias, lechugas, tomates, manzanas, peras o almendras, que aportan con Vitamina B9 o Ácido Fólico.
“Estos alimentos son ricos en folacina, piridoxina, las cuales aumentan el nivel de serotonina, que representa un papel importante como neurotransmisor en la inhibición de la ira, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño y el apetito”, detalló.
Otro elemento que también puede ser incluido de forma moderada como parte de una dieta equilibrada es el cacao. “Es un alimento que estimula la producción de serotonina en el cerebro, reduciendo el cortisol y mejorando el estado de ánimo en poco tiempo, pero al respecto hay que cuidar que el cacao que se consume”, advirtió.
“En el caso de los chocolates deben contener al menos un 70% de cacao, para que aporten antioxidantes que además ayuden a frenar el daño causado por los radicales libres”, precisó.

MALA NUTRICIÓN

Así como una buena nutrición favorece la salud mental, el contrario -una mala alimentación- contribuye a debilitarla.
“En general habría que evitar aquellos alimentos que estimulen el sistema nervioso, tratar de evitar el consumo de café, evitar el consumo de tabaco y, principalmente, el alcohol. Por el contrario preferir los alimentos sin procesar o mínimamente procesados como legumbres, frutas, verduras, muchas ensaladas, eso de alguna u otra manera ayuda a que la ansiedad disminuya y el estado mental se mantenga equilibrado”, afirmó el nutricionista del Servicio de Salud del Maule, Cristian Peña.
El profesional añadió que es recomendable eliminar de la dieta “lo más posible” los alimentos procesados ricos en grasas saturadas y grasas hidrogenadas. “El consumo de estos productos puede desestabilizar el nivel de azúcar en sangre y provocar, en consecuencia, ansiedad y cambios de ánimo”, acotó.
Otro aspecto en el cual reparó Peña es la importancia de tomarse el tiempo necesario para comer con calma. “Lo ideal también y es bueno tomar en cuenta, es que la alimentación debe ser reposada, no apurada, no exigida, comer contra el tiempo no sirve de nada. El comer se debe hacer tranquilamente, disfrutando los sabores, los colores. Hay que disfrutar el acto de comer”, expresó.