close
Dieta balanceada clave para una sonrisa sana

Dieta balanceada clave para una sonrisa sana

Julio 27, 2018630Views

Una apropiada y balanceada nutrición permitirá una dentadura saludable. Además estará protegida frente a las patologías provenientes del consumo excesivo de azúcar, como la caries. Frutas, verduras y proteínas son los principales aliados de los dientes.

Tan importante como es la nutrición para la buena salud del organismo, lo es para mantener una sonrisa saludable. Y es que una dieta equilibrada es crucial para la formación y mantenimiento de los tejidos y órganos que se encuentran en la boca como los dientes.
Especialistas de la Escuela de Odontología de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Talca, señalaron que existen una serie de alimentos que benefician la salud bucal, como las verduras y frutas crocantes como las zanahorias, manzanas, pepinos, entre otras, interrumpen la placa dental y limpian la boca a través del mecanismo de arrastre de bacterias.
En este contexto, Rodrigo Giacaman, académico de dicha unidad, advirtió que el azúcar es la principal amenaza para la mantención de los mismos, por lo que se debe reducir al mínimo su consumo.
“Los azúcares son moléculas que rápidamente se transforman en ácidos dentro de la boca producto de la actividad de las bacterias que siempre están con nosotros y que a su vez producen pérdida de minerales en los dientes”, dijo.
El investigador explicó que este escenario genera las condiciones óptimas para el desarrollo de caries, las cuales afectan a la gran mayoría de los maulinos, como lo reveló un estudio realizado por la entidad que detectó que el 90% de los adultos ha tenido caries en algún momento de su vida, patología que está presente en el 60% de los adolescentes y el 100% de los adultos mayores de la región.

CONSUMO

La Organización Mundial de la Salud sostiene que para asegurar un adecuado control sistémico del organismo y evitar la aparición de caries, el consumo de diario de azúcar de una persona no debe pasar las cinco cucharaditas diarias (25 gramos por día).
“Si analizamos el contenido de azúcar de los principales snacks, o colaciones consumidas por nuestra población (galletitas, chocolates, leche saborizada, jugos, bebidas) encontraremos que en algunos casos una porción sobrepasa la recomendación internacional”, añadió Ramiro Castro, también académico de la citada Escuela.
El profesional recordó según la última Encuesta Nacional de Consumo Alimentario, los chilenos comen en promedio siete veces al día. “Si pensamos que nuestra alimentación es de bajo nivel nutricional y además, rica en azúcar, siete veces al día nos está haciendo daño”, observó.

AGUA

Si se trata de factores protectores el agua juega un rol fundamental, ya que además de ayudar al organismo a mantenerse hidratado y eliminar toxinas, otorga una protección fundamental contra las patologías asociadas al consumo de alimentos altos en azúcares.
“No se trata de bebidas gaseosas o jugos, es tomar agua sola, sin ningún otro aditivo”, remarcó Giacaman.
“Es un elemento protector de la salud, por varias razones, la hidratación hará que las glándulas salivales funcionen de una mejor manera y nos permite tener mayor cantidad y calidad de saliva, lo cual frenará el rápido avance de la caries. También, la presencia de agua en la boca, limpia y arrastra mecánicamente restos de azúcares que están dentro de los dientes y bacterias que puedan colonizar los tejidos”, detalló el académico de la UTALCA.
Por otro lado, señaló que el agua cambia el nivel de acidez de cavidad bucal, debido a que baja el Ph hacia un nivel neutro, no ácido, lo cual es un elemento importante para prevenir la caries dental.

LECHE

Fuente importante de calcio, fósforo, magnesio y proteínas, por su alto valor nutricional la leche es otro producto de alto consumo, en particular por parte de niños y niñas.
Sin embargo, estudios realizados por investigadores de la Escuela de Odontología de la UTALCA han determinado que también es un factor de riesgo que puede generar caries.
“Las personas en general están consumiendo leche descremada, es decir, sin la grasa protectora. Además que la leche contiene lactosa, que es un tipo de azúcar muy parecida a la que se le adicionan a los alimentos, la cual es un poco menos inductora de caries pero igualmente peligrosa para los dientes”, aclaró el profesor Giacaman.
A partir de este último punto, el especialista advirtió que “ir a dormir con leche en los dientes, algo que especialmente sucede con los niños, es un factor de riesgo de esta mencionada enfermedad y se agrava cuando se endulza la leche con otros tipos de elementos como el cereal”.

TABAQUISMO

Y si se trata de elementos nocivos para la salud bucal, el investigador mencionó en primer lugar el tabaco al cual atribuyó un doble riesgo; por un lado, por las tinciones y pigmentaciones que genera en el exterior de los dientes y, por otro, por ser un factor de riesgo para enfermedades periodontales.
“Ese color oscuro que le da nicotina a la superficie dental es una queja estética entre los fumadores; pero más grave e importante es que todos los químicos que contiene el tabaco producen la inflamación en las encías (gingivitis) y, posteriormente, la infección del hueso que da soporte a las raíces de los dientes (periodontitis)”, detalló.
En este contexto, el profesor Ramiro Castro agregó que si bien no existe una relación causal directa entre la caries dental y el tabaquismo, los fumadores tienen un sistema de defensa de mucosas y saliva disminuido.
“En la actualidad, fumar es considerado el principal factor de riesgo en la prevalencia, extensión y gravedad de las enfermedades periodontales. Adicionalmente, algunos estudios han demostrado que, en sujetos fumadores de distintos grupos etarios, se presenta una mayor prevalencia de caries”, argumentó.

INVERSIÓN

Una investigación conjunta realizada por las Escuelas de Odontología y Nutrición y Dietética, ambas de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UTALCA- evidenció que una dieta sana y con baja capacidad de formar caries, se relaciona con un adecuado estado nutricional de las personas, lo cual evita o retarda la aparición de enfermedades sistémicas y permite un envejecimiento saludable.
“Los beneficios de una buena alimentación y posterior nutrición de los dientes, así como del organismo, son valorables a través de la vida, ya que con la esperanza de vida que en Chile hoy alcanza los 80 años promedio, debemos pretender llegar a esa edad con nuestros órganos funcionantes en buen estado”, finalizó la profesora Fabiola Romero, quien junto a Ramiro Castro realizó dicho estudio.