close
Señales para identificar posible contagio por virus hanta

Señales para identificar posible contagio por virus hanta

Marzo 6, 201852Views

El autocuidado es clave para prevenir el contagio de este virus, uno de los más peligrosos a nivel mundial, cuyos síntomas pueden manifestarse hasta cinco semanas después de haberlo contraído. Si bien los contagios se pueden registrar durante todo el año, en primavera-verano es el período en que más casos se registran.

Patricio acostumbra ir con su hijo de excursión a la zona precordillerana del Maule. Días después de uno de esos paseos el menor comenzó a mostrar síntomas de lo que parecía un resfrío, pero con el antecedente previo de haber realizado un paseo al aire libre, optó por advertir de la situación al médico que lo atendió en el Hospital Regional de Talca.
A raíz de lo anterior el facultativo aplicó un test rápido que permitió descartar rápidamente la presencia de contagio por hanta, virus causante del denominado “síndrome pulmonar”, enfermedad infecciosa aguda, habitualmente grave e incluso mortal.
Según explicó el coordinador de Pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Talca, Gonzalo Gutiérrez, la particularidad de este virus –uno de los más más peligrosos y difíciles de tratar a nivel mundial- es que detona una serie de complicaciones en la salud.
“El riesgo del virus es que afecta el sistema respiratorio y cardiovascular, por eso se llama también síndrome cardiopulmonar por hanta, o sea afecta a los dos órganos”, explicó.
Agregó que las complicaciones surgen debido a que “el corazón bombea sangre hasta el resto de los órganos y esto se ve afectado, por eso también causa compromiso respiratorio”.

REGIÓN

El virus hanta es transmitido por el ratón de “cola larga”, su principal portador, que se halla presente desde el sur de la Región de Atacama hasta la Patagonia, incluyendo Tierra del Fuego.
Suele encontrarse en las áreas precordilleranas y, en especial, rurales, combinación que hace del Maule un hábitat atractivo para la especie.
“Como somos la región más rural de Chile el 50% de los casos que tenemos confirmados con virus hanta son de personas que trabajan en temporada agrícola”, indicó la seremi de salud, Valeria Ortiz, quien precisó que en el año 2017 hubo en total 7 casos, de los cuales tres tuvieron un desenlace fatal.
“Siendo una región muy rural, con mucha zonas que no están intervenidas por el hombre, aumenta el riesgo de que hayan ratones de cola larga y al haber una mayor exposición de personas que van a esos lugares, podría haber mayor riesgo”, añadió.
Según datos proporcionados por la autoridad, entre 2010 y 2016 la cifra de contagiados alcanzó a 47 personas a nivel regional. El mayor número se concentró en San Clemente, Curicó y Longaví, cada una de ellas con 7 casos; 5 en Molina y 3 en Colbún.
Aunque en menor proporción, otras comunas en las cuales hubo afectados por esta enfermedad en dicho período fueron Linares, Romeral, Hualañé, Talca, Curepto, Pencahue, Parral, Retiro, San Rafael, Constitución, Yerbas Buenas, Teno y Licantén.

SÍNTOMAS

El académico de la UTALCA, quien también se desempeña en la Unidad de Paciente Critico (UPC) del hospital regional, señaló que una de las complicaciones generadas por el síndrome pulmonar por hantavirus es que sus síntomas suelen confundirse con los de un resfrío.
“Son síntomas muy inespecíficos, pareciera incluso un resfriado común por la fiebre, incluso puede haber tos”, dijo Gutiérrez.
El facultativo señaló que la señal de alerta respecto de una enfermedad más compleja es la aparición de problemas respiratorios.
“Cuando el paciente empieza a presentar este tipo de dificultad debería ir a un centro de salud porque es el inicio de la fase cardiopulmonar y si no se hace diagnóstico precoz se complica el tratamiento”, explicó.
El profesional señaló que en situaciones como esta resulta clave que -tal como lo hizo Patricio, al inicio de esta nota- las personas adviertan al médico sobre eventuales incursiones al aire libre.
“Ese antecedente es clave, que cuente que estuvo en el campo, recorrió una cueva, fue de excursión o a sitios de caza, también en campamentos o visitó una casa que había estado mucho tiempo desocupada, porque ahí pudo haber estado el virus”, remarcó.
“El virus tiene un período de incubación de entre uno y cinco semanas más o menos, así es que este es el dato más importante para que el médico pueda tomar medidas en cuanto al test rápido que se hace en nuestro país y que en cuatro horas puede dar una diagnóstico que después es corroborado a través del Instituto de Salud Pública, pero con el test rápido ya es suficiente para que uno empiece a pensar en la posibilidad de virus”, remarcó.

TRATAMIENTO

El académico de la Escuela de Medicina de la UTALCA señaló que no hay un tratamiento o medicamento determinado para atacar el hanta como si fuera una dolencia especifica. “Los síntomas no se tratan como una ‘enfermedad hanta’, sino por separado”, acotó.
“No hay ningún antibiótico que lo controle ni un medicamento especifico que vaya directo al virus, o sea, es un tratamiento de sostén, es decir, si en el corazón se comprometió la tensión arterial hay que colocar drogas vaso activas; si la parte respiratoria se compromete en un paciente tiene que ir a respiración mecánica; si está sangrando, debe tener apoyo hematológico”, detalló.
Por esta razón, agregó que ante la sospecha de la enfermedad lo importante es “adelantarse a las complicaciones”.
“Estos pacientes por lo general cuando llegan a la fase cardiopulmonar deberían estar obligatoriamente en una unidad de paciente crítico y probablemente requieran ventilación mecánica”, observó.
Añadió que si el afectado es atendido de forma oportuna, la recuperación puede ser en un 100%.

FISCALIZACIÓN

La seremi de salud Valeria Ortiz señaló que de manera constante se realizan fiscalizaciones para detectar situaciones de riesgo que pudieran atraer al ratón portador del virus a zonas en la que existe presencia humana.
“Trabajamos todo el año fiscalizando, no específicamente el hanta en los lugares de trabajo, sino que las condiciones de higiene y seguridad que tienen que cumplirse según reglamento por parte de los empleadores y esto incluye también el control de vectores sanitarios de interés, por ejemplo la desratización”, precisó.
En ese sentido, sostuvo que por el aumento del trabajo agrícola y de la salida de personas a áreas libres, en este periodo redoblan esfuerzos y sancionan los incumplimientos.
“Cuando no se cumplen las condiciones sanitarias iniciamos sumario, pero eso lo hacemos permanentemente y sobretodo en esta época, hacemos un trabajo con el área de la salud ocupacional, también con los fiscalizadores que hacen todos los otros rubros para abordar todos los factores de riesgo que pudieran presentarse en esta época, y lo hacemos con enfoque de riesgo, es decir, de  acuerdo a qué periodo a los periodos intensificamos la fiscalización”, subrayó.