close
Creando conciencia ecológica

Creando conciencia ecológica

Diciembre 5, 2018115Views

Educación medioambiental

Nuestro planeta está en peligro y el estilo de vida moderno causa en él devastadoras consecuencias. Una de las formas más importantes de generar cambios es a través de la enseñanza.

En la escuela Bramadero de San Clemente se realiza una actividad especial. Alumnos de tercero y cuarto año básico están reunidos para aprender sobre el calentamiento global y cuidado del medio ambiente. A través de un entretenido taller estudian qué es el efecto invernadero, cómo el clima del planeta está cambiando y qué pueden hacer ellos para mitigar las consecuencias.

Pablo Yáñez es el instructor de la actividad y coordinador de UTALCA Sustentable, programa de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio de la Universidad de Talca, y uno de los organizadores del encuentro. Como ésta, son muchas las escuelas que cada año participan de talleres sobre biodiversidad, residuos y calentamiento global. En lo que va de 2018, ya son 15 establecimientos educativos y cerca de 600 alumnos que han participado de esta iniciativa.

“Trabajamos con colegios, municipalidades y empresas haciendo educación ambiental. Realizamos talleres sobre cambio climático, en los cuales asociamos las problemáticas regionales y también llevamos un componente científico. Por ejemplo,  capacitamos a los profesores y les entregamos un kit de herramientas para que puedan hacer experimentos de cómo sube el nivel del mar y efectos de la sequía en su región.” explica el profesional.

Después de una lúdica presentación, los niños trabajan en equipo ideando maneras de ayudar al planeta, luego cada uno se compromete a cambiar un aspecto de su rutina que pudiese ayudar al medio ambiente, para finalizar la actividad plantando un Quillay, árbol nativo de la zona.

El director de la Escuela Bramadero, Rafael Marín, explicó la relevancia de estas instancias. “Es una iniciativa muy importante para nuestros estudiantes. Todas las escuelas de la comuna debieran tener acceso a esta información de los especialistas y tener comunicación directa con las universidades. Debemos aprovechar al máximo la oportunidad de recibir conocimiento para nuestros niños y, a través de ellos, para sus familias.”

Charlas, talleres y cafés científicos son algunas de las modalidades en que los profesionales de la Institución imparten conocimiento medioambiental a la comunidad. Yáñez explica que la misma Universidad se utiliza como laboratorio abierto, donde niños, jóvenes y adultos vienen a aprender. “Un ejemplo son los huertos participativos UTALCA, donde convocamos a personas que están preocupadas por el tema ecológico, biodiversidad, soberanía alimentaria y agroecología y les hacemos talleres gratuitos. Allí se inscriben personas de juntas de vecinos, prodesales de INDAP, encargados de medio ambiente de las municipalidades, universitarios y personas en general.”

Campus sustentable

Además de hacer educación externa, la Universidad de Talca tiene una labor importante con sus propias colectividades. “La misión de UTALCA Sustentable es conseguir un cambio cultural de las personas que conviven en la comunidad universitaria, para lograr el paradigma del desarrollo sustentable” explica Yáñez. Por eso se realizan proyectos en los campus que tienen relación directa con la mitigación del cambio climático como campañas de eficiencia energética e hídrica, gestión de residuos y de gases de efecto invernadero.

Con el mismo objetivo, la Institución certificó la emisión de gases del Campus Talca a través del programa HuellasChile del Ministerio del Medio Ambiente. El consumo de insumos, combustibles, electricidad, agua y traslados de estudiantes y funcionarios al recinto se suman para medir el dióxido de carbono equivalente generado y disminuir sus índices.

La Casa de Estudios también propicia el reciclaje. Entre papel, cartón, plástico, aluminio y residuos peligrosos, suman más de 23 toneladas de materiales recuperados en el 2017. Esto evidencia el compromiso ecológico de la comunidad Utalina. Yáñez explicó cómo éstas medidas contribuyen al entorno. “Gracias al reciclaje de nuestros residuos, podríamos decir que desde el año 2015 al 2017, hemos dejado disponibles 2 mil 271 árboles gracias a la reducción en el número de emisiones de carbono. El desafío y la responsabilidad que tenemos como personas, es cambiar la ruta del actual desarrollo hacia uno más respetuoso con el medio ambiente ”.

Bike UTALCA

Juan Carlos Fuentes es alumno de quinto año de Agronomía. Cada día usa su bicicleta para llegar al Campus Talca donde estudia. Prefiere este método de transporte por ser más rápido y eficiente que la locomoción pública, además le permite hacer deporte y no contamina. Agradece la seguridad que ofrece el campus para los ciclistas, los rack para guardarlas y los centros de reparación disponibles. 

El transporte es un punto crítico en la emisión de gases, por eso que UTALCA Sustentable en un esfuerzo por disminuir la huella de carbono generada por el recinto, incentiva el uso de la bicicleta. Para esto se instalaron en todos los campus estaciones de reparación que cuentan con herramientas como llave inglesa, destornillador y bombín, para solucionar problemas comunes que los pedaleros pudiesen enfrentar. Además, para facilitar el traslado de las personas dentro del campus se ejecutó el proyecto de bicicletas compartidas Bike UTALCA en conjunto con el alumno de Ingeniería Civil en Bioinformática, Luis Alfredo Letelier, y con apoyo de la Vicerrectoría de Desarrollo Estudiantil.

Cada día se avanza un poco más en materia de educación ambiental en nuestro país y en la Región. Iniciativas como UTALCA Sustentable contribuyen a plantar en la ciudadanía una semilla de esperanza para la conservación del planeta.