close
Disfrutar la montaña sin riesgos

Disfrutar la montaña sin riesgos

La Región del Maule es una zona privilegiada para explorar la cordillera en verano. No todos quienes realizan estas actividades saben cómo prepararse adecuadamente, por eso los expertos entregan recomendaciones para tener una experiencia exitosa.

Siguiendo los consejos de seguridad, avisó a su familia la ruta y el itinerario. Dejó constancia con personal de Conaf al entrar a la Reserva Altos de Lircay y se aseguró de llevar las provisiones necesarias para tres días. Héctor Arenas es amante del senderismo, esta era la primera vez que excursionaba solo.
En la última jornada hizo cumbre en el cerro Tres Cuernos, pero a la hora del descenso el panorama se volvió más complejo. Para no perder el bus que lo llevaría de regreso a su casa, tomó una ruta que sería más corta, pero más difícil.
Las quebradas y el cansancio pusieron a prueba sus cinco años de experiencia. Fue entonces cuando un paso en falso sobre una roca le significó una caída desde quince metros de altura. Despertó tiempo más tarde, no sabe cuánto. El golpe en la cabeza lo dejó inconsciente y desorientado mientras que dos fracturas en su pierna derecha lo mantuvieron inmóvil. Lesionado, sin señal de celular ni comida, debió utilizar sus conocimientos de primeros auxilios y sobrevivencia. Recuerda que pensar en su familia lo mantuvo con vida.
“Esa fue una de las cosas que me salvó, estaba preparado, tenía mi equipo y nociones básicas de sobrevivencia”, asegura Arenas. Alimentándose de insectos y plantas resistió los 9 días que demoraron en encontrarlo rescatistas del equipo liderado por la Onemi y que contaba con la participación de múltiples organizaciones públicas y particulares.
“A mí siempre me han criticado, sobre todo gente que no conoce de montaña, por haber ido solo. Pero yo este viaje lo tenía planeado hace tiempo, me creí con la experiencia suficiente para hacerlo solo, pero no fue así. Me preparé buscando la ruta en GPS, un camino alternativo, el itinerario y los alimentos”, lo que demuestra su organización y profesionalismo.
Dos años después, a Héctor todavía le cuesta recordar esos duros momentos. Se emociona al pensar en la cantidad de gente que participó en su rescate y el apoyo que recibió, incluso por parte de desconocidos. Continúa en su proceso de recuperación, lleva un largo recorrido de cuatro cirugías y terapias kinesiológicas, pero aún falta. Sin duda, es un luchador, y a pesar de su traumática experiencia ha vuelto a hacer trekking.

Unidad de rescate

Enzo De Luca es comandante de la Patrulla de Auxilio y Rescate en Montaña del Ejército (Parme) de la Región del Maule. Una vez establecida la alerta roja por la Onemi, ellos son los encargados de buscar y recuperar a las personas que desaparecen o se accidentan en las zonas de difícil acceso.
Fue su equipo, junto al GOPE y otras organizaciones que coordina Onemi, quienes rescataron a Héctor Arenas. No ha sido el único, también a otras personas, víctimas de accidentes en la montaña. La temporada estival 2017, fueron tres operativos. “Tenemos el equipo siempre listo para salir, y cuando dan la alerta nos demoramos un máximo de dos horas hasta llegar al lugar del incidente. Una vez arriba, cada patrulla tiene una autonomía de 48 horas”, luego es relevada por la segunda patrulla hasta cumplir la misión, asegura el comandante De Luca.
“Generalmente es la gente con menor experiencia quienes cometen más errores. No porque un cerro tenga un sendero quiere decir que el recorrido sea fácil. El cuerpo está sometido a la altura, al cansancio y al estado anímico, todo esto puede provocar la toma de malas decisiones”, explica.
La invitación es a disfrutar de las maravillas de la cordillera en la Región del Maule, pero sin arriesgarse. Según el comandante de la Parme, “La montaña es caprichosa pero siempre va a estar ahí. Si no se pudo disfrutar en una oportunidad se puede volver, pero siempre es más importante la vida humana, no hay que exponerse”.

Autocuidado

Más de 76 mil personas visitaron alguna de las siete Reservas Nacionales de la Región del Maule durante 2017 de acuerdo a Cifras de la Corporación Nacional Forestal (Conaf). La mayoría de los turistas tiene una buena experiencia. Sin embargo, quienes no siguen las recomendaciones corren el peligro de sufrir una tragedia.
Carlos Rojo, coordinador del Centro de Atención Temprana (CAT) de la Onemi, explica que el mayor problema que enfrentan los montañistas es la falta de información. De acuerdo al profesional, la corriente del niño podría generar condiciones meteorológicas adversas hasta enero o febrero lo que presenta un riesgo para los campistas y excursionistas de la alta cordillera.
Rojo recomienda informarse de las condiciones meteorológicas y llevar un equipo adecuado. “Salir dispuesto pensando que pudiese ocurrir algún inconveniente que los atrase. Llevar linternas, cortaviento, pantalón largo, la cantidad de agua y alimentos necesarios y zapatos adecuados para evitar las torceduras. Internarse en la cordillera solo en zonas que se conocen y que están señalizadas”.
Además, el experto hace un llamado a que los turistas no salgan solos. “Ojalá vayan en grupos de dos o tres personas como mínimo, porque si hay algún inconveniente al menos uno de ellos puede buscar ayuda, mientras la otra persona cuida a quien esté afectado o accidentado” explica.
Visitar las Reservas Naturales de la zona es, sin duda, un gran panorama para esta temporada estival. La recomendación de los especialistas es a prepararse adecuadamente para minimizar riesgos y disfrutar de manera segura la belleza de la cordillera.