close
Viajar por la ruta de la precaución

Viajar por la ruta de la precaución

Son muchos los que durante esta época del año se trasladan a distintos lugares del país. Para llegar a destino sin novedades, resulta vital verificar las condiciones del vehículo e implementar todas las medidas de seguridad a bordo.

Revisar los frenos, la presión de los neumáticos y los niveles de aceite, son algunas de las tareas que se debieran realizar cada vez que va a comenzar un viaje en su vehículo. Los especialistas recomiendan seguir los consejos para poder llegar de manera segura a su destino.
Alberto Escobar, gerente de Movilidad y Políticas Públicas de Automóvil Club de Chile explica la importancia de contar con una adecuada mantención de este medio de transporte. “Revisar todo lo que tenga que ver con el sistema de frenos y amortiguación, partiendo por los neumáticos que estén en buen estado y tengan la presión de aire adecuada. Si están mal inflados tiene incidencia en el consumo del combustible, en la estabilidad del auto, en la suspensión y en la capacidad de frenado. También hay que preocuparse que estén bien alineados y balanceados, por lo menos hacerlo una vez al año”.
El otro riesgo que se enfrenta es la alta velocidad de conducción en carretera, cuyo límite autorizado es de 120 kilómetros por hora. “Esta condición de manejo es muy peligrosa, sobre todo para conductores inexpertos que se aventuren a lugares que no conocen andando a altas velocidades”. Escobar afirma que sólo después de 5 años o más de 100 mil kilómetros de manejo, una persona se deja de considerar aprendiz, antes de eso todavía está en proceso de capacitación y es más vulnerable a accidentes.

UNA PAUSA EN EL CAMINO

De acuerdo al capitán Carlos Sepúlveda, jefe de la Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito (SIAT) de Talca, en esta época aumentan los accidentes de menor magnitud como “colisiones por alcance, choques, volcamientos, y personas que hacen recorridos muy largos y se quedan dormidos al volante”.
Sepúlveda establece que “siempre es preferible manejar por la mañana temprano, y no de noche ni después de almuerzo. Si debe viajar luego de comer, que sea algo liviano para poder recuperar energía”. Recordar que tras alimentarse, la sangre se concentra fundamentalmente en el estómago para hacer los procesos digestivos, por lo que en general se produce un estado de somnolencia. Además, se aconseja realizar las travesías en los días de la semana que presentan menor tránsito. El jefe de la SIAT de Talca hace un llamado a “planificar bien el viaje para realizarlo en fechas y horas de menor congestión. Idealmente entre martes y jueves”.
Automóvil Club de Chile, en tanto, recomienda que las personas no conduzcan más de 200 kilómetros o 2 horas de forma continua. “En ese momento se debe cambiar de conductor o detenerse y hacer un poco de gimnasia de pausa, para activar la circulación”, sugiere Escobar.
Además, insiste que es preferible organizarse para hacer los viajes durante el día. “De noche desaparece el 90% del paisaje, y esto produce que aparezca la visión de túnel que genera mucho cansancio. También aumentan las probabilidades de encandilamiento, atropellos, colisiones y pérdida de control del vehículo”, detalla.

CONDUCIR CON CARGA

“Un vehículo cargado para las vacaciones tiene un comportamiento dinámico distinto a cuando va vacío o con poca gente. Es decir, frena, dobla y toma las curvas diferente”, explica Escobar. Por eso se debe aumentar la distancia con los automóviles que lo anteceden, porque al estar más pesado, demora más en frenar y existe mayor riesgo de colisión.
Saber distribuir y medirse en la cantidad de peso que se traslada son formas simples de disminuir los riesgos de accidentes. “La sobrecarga de un automóvil en la parte trasera tiende a levantar la nariz, entonces se pierde visión por parte del conductor y tienen menor adherencia los neumáticos delanteros”, advierte. Revisar el manual del automóvil para saber cuánto es el peso máximo que se puede trasladar debiera ser también parte de la preparación de un viaje.
En caso de necesitar espacio extra, Escobar establece que la forma más recomendable es en una caja porta equipaje diseñada para este propósito, la que se instala sobre barras en el techo del auto. Los carros de arrastre, en cambio, requieren mayor destreza por parte del conductor por ser más difíciles de maniobrar.

SEGURIDAD INFANTIL

De acuerdo al gerente del Automóvil Club de Chile, un error común en esta época es sacrificar la protección de los niños para dar más espacio a los adultos. Es decir, se sacan los sistemas de retención infantil requeridos por ley y se traslada a los menores en brazos.
“Un niño que va suelto en el auto tiene 80% de probabilidades de resultar muerto o con lesiones de carácter grave por el resto de sus días”, detalla el experto. También, recuerda que los menores de 12 años no deben viajar en el asiento del copiloto debido al alto riesgo que en un accidente el airbag les genere lesiones letales.
Cabe recordar que la ley establece como obligatorio el uso de la silla o alzador correspondiente para trasladar a menores entre cero y 8 años, o que midan menos de 135 centímetros y pesen hasta 33 kilogramos. El conductor del vehículo que no cumpla con esta normativa arriesga una infracción gravísima que consiste en una multa de hasta 5 UTM y la suspensión de la licencia hasta por 45 días.
El capitán Sepúlveda advierte que “más allá de considerar el costo, debieran pensar en el resguardo de los menores. Desde muy pequeños se debe acostumbrar a los niños para ir en su silla o alzador para evitar lesiones”.