close
Para un verano inolvidable más familia y menos celulares

Para un verano inolvidable más familia y menos celulares

Marzo 6, 201871Views

El verano es una buena oportunidad para generar y aprovechar los espacios que se generan por las vacaciones para compartir entre padres e hijos. Hacerlo sin una pantalla de por medio es una alternativa que debe potenciarse en los hogares, indicaron diversos especialistas, quienes enfatizaron en que los adultos deben predicar con el ejemplo.

“Con mis papás y mis hermanas nos gustaba ir a recoger moras. La idea era juntarlas para luego hacer mermelada pero siempre terminábamos comiéndonos la mitad de lo que recogíamos y además hacíamos una competencia que ganaba el que quedara menos morado, lo que era bien difícil porque hacíamos una verdadera ‘guerra’ en la que terminábamos todos manchados y con ataque de risa”, recordó Isabel Salas, de 31 años.
“Esas vacaciones, en la casa de una tía de Linares, fueron definitivamente las mejores de mi infancia -tenía 8 años-, ya que hasta entonces no salíamos a veranear con mi papá que se quedaba trabajando en Santiago. A partir de ahí algo cambió y después mis papás se esforzaron siempre por dejar algunos días, aunque fueran pocos, para que compartiéramos juntos, algo que hacemos hasta hoy”, relató.
La historia de esta mujer, que aún se emociona al contarla, permite graficar la manera en que las vacaciones pueden llegar a constituir un valioso aporte para el fortalecimiento de los lazos familiares, en particular en una época en que la abundancia de aparatos tecnológicos “amenaza” seriamente esa interacción.

CONVIDADO DE PIEDRA

“En el hogar, en instancias que las familias chilenas tienen para compartir, en horas de desayuno, almuerzo u once, el celular también ha reclamado su espacio, empobreciendo la interacción entre sus miembros”, comentó el profesional del Centro de Psicología Aplicada (Cepa) de la Universidad de Talca, Gabriel Rivero.
Una situación que si bien, según el especialista, se encuentra “normalizada” por el masivo uso de Smartphone y Tablet, entre otros, debiera limitarse no solo durante las vacaciones sino que durante el año en los espacios dedicados a la interacción familiar. Así, se favorecería la conexión entre los miembros de la familia y se generarían espacios que ayuden a los menores a descubrir que existen posibilidades de diversión más allá del mundo digital.
“La estrategia es mostrarles que hay otras actividades que son entretenidas para realizar en compañía de otros, por ejemplo, enseñar a los niños los juegos de la infancia de sus padres, quizás con algunas variaciones para hacerlos más atractivos”, indicó Katherine Araya, también profesional del Cepa.
La psicóloga señaló que lo anterior no implica erradicar los aparatos del descanso familiar. “La propuesta es adaptarse de manera equilibrada a la tecnología”, afirmó.
Una tarea en la cual, sostuvo Gabriel Rivero, los padres deben partir por dar el ejemplo. “Es preciso que sean modelos para sus hijos evitando, por ejemplo, el uso del celular en la mesa”, manifestó y añadió que “reconocer un contexto con límites y estructura clara, predecible y estable favorece el desarrollo emocional, moral, social y cognitivo en los niños, niñas y adolescentes”.

JUEGOS FAMILIARES

En un mundo altamente interconectado buscar alternativas a la comodidad que entregan los dispositivos móviles puede ser mucho más sencillo de lo que muchos imaginan.
Desempolvar antiguos y tradicionales juegos de mesa, hacer manualidades, cocinar, planificar una fiesta de disfraces “intrafamiliar”, practicar algún deporte, una tarde de “karaoke” casero, salir a caminar, a andar en bicicleta, un picnic en un parque o en el patio de su casa, son algunas de las numerosas actividades que se pueden hacer en familia, en especial en esta época del año cuando el clima es favorable para efectuar acciones al aire libre.
Otra posibilidad es aprovechar ese espacio para potenciar actividades relacionadas con materias sobre las cuales los menores hayan mostrado interés. “Si a su hijo le gusta observar las estrellas, un panorama entretenido puede ser programar una visita a un planetario. La idea es sacarlos del juego unipersonal a una actividad compartida”, señaló la coordinadora clínica del CEPA, Gloria Duque.
La especialista señaló que para no perder el terreno ganado durante el verano, se debe hacer de estos momentos una práctica habitual.
“Que sean parte de la cotidianidad de la familia. Para que estos espacios se den, se debe partir del interés de los padres por compartir con sus hijos, a pesar de las múltiples responsabilidades del día a día y que estas actividades no sean un hecho aislado y de temporada”, enfatizó.

PLANIFICACIÓN CONJUNTA

En tanto, para que el período de vacaciones sea aún más provechoso, la psicóloga del Cepa, Catherine Neira, instó a los adultos a incluir a los menores en la planificación.
“Es importante permitirles que puedan decidir respecto a qué actividades se realizarán”, sostuvo la especialista, quien además invitó a “transformar el aburrimiento en una instancia que propicie el aprendizaje y la creatividad”.
No obstante, advirtió la importancia de no sobrecargar a niños y niñas con tareas, cursos o talleres.
“Lo más beneficioso es que puedan participar en actividades diferentes a las que realizan el resto del año”, dijo, tras lo cual aconsejó el desarrollo de eventos recreativos que, idealmente, promuevan el ocio al aire libre, les permitan relacionarse con otros niños y, en especial, compartir con sus familias.

TECNOLOGÍA

No obstante, la coordinadora clínica del Cepa, Gloria Duque, advirtió que tampoco se debe llegar al extremo de prohibir el uso de aparatos tecnológicos, puesto que, en sí mismos, ellos no son el problema. “Lo negativo pasa por el mal uso de estas herramientas que la convierten en nociva, no sólo para los niños, sino también para los cuidadores o padres”, advirtió.
“Los adultos la entregan a los niños muchas veces como medio de aprendizaje y diversión, en otras oportunidades como una medida desesperada de distracción”, precisó.
Siguiendo esa reflexión la psicóloga Katherine Araya, entregó algunas recomendaciones sobre cómo hacer un uso positivo de este tipo de herramientas.
“Padres e hijos pueden buscar aplicaciones que sean de utilidad para estas vacaciones, que sean acordes a las edades de los niños y los desafíos de aprendizaje que tengan”, planteó.
En ese sentido, la profesional reiteró el llamado para jamás descuidar el uso que los menores hacen de estas tecnologías.
“Es fundamental que los padres estén constantemente monitoreando lo que los niños están viendo en las pantallas, ya que a veces se encuentran con videos inapropiados para sus edades o con juegos violentos”, subrayó.