close
Descorchando tradiciones locales

Descorchando tradiciones locales

En los fértiles valles de la Región del Maule se cosecha cerca del 50% de la uva del país. Por eso no es extraño que en la zona exista una gran oferta de actividades turísticas en torno al vino y su elaboración.

El llamado enoturismo, atrae a miles de visitantes nacionales y extranjeros, que cada año recorren los viñedos y aprenden del cultivo de la vid, el proceso del vino y disfrutan de las distintas cepas locales. Son muchas las viñas que ya han abierto sus puertas a los visitantes, para mostrarles el tradicional mundo que existe detrás de la producción de cada una de sus botellas.
En la Región del Maule, existen dos valles con sus respectivas viñas que se han agrupado para formar rutas del vino: el Valle de Curicó y el Valle del Maule. Ambos cuentan con hermosos paisajes naturales y condiciones geográficas extraordinarias para el cultivo de esta fruta, dando origen a una industria con productos de reconocido nivel mundial y a un creciente destino turístico.

Valle de Curicó

La Ruta del Vino Valle de Curicó agrupa 12 viñas cercanas a la provincia del mismo nombre. En este recorrido los visitantes pueden conocer los productos de las viñas como Valdivieso, San Pedro, Miguel Torres, Echeverría, Requingua, Aresti y otras más pequeñas, que están orientadas a la exportación o producción a granel como Las Pitras, Alta Cima, Correa Albano, Korta Wines, Viñedos Puertas y Millamán.
Alejandra Inda, gerente general de la agrupación, explica que este circuito se caracteriza por reunir empresas de carácter familiar, que comparten una pasión en la manera de hacer el vino y donde los turistas son atendidos en forma personal por los dueños.
“El proceso del vino en todas partes es igual, nosotros hemos tratado de diferenciarnos y que la gente venga a una experiencia sensorial con el enoturismo más que a aprender cosas técnicas. Que la gente se lleve algo memorable, que no se olvide más y eso es lo entretenido”, explica Inda.
Además de extranjeros, la Ruta recibe la visita de muchos chilenos, especialmente parejas jóvenes que realizan escapadas de fin de semana con paquetes turísticos de tres días y dos noches, donde reciben alojamiento, comidas, pueden realizar cabalgatas o relajarse en un spa. Siempre acompañados de la belleza natural del valle de Curicó.
Además, realizan varias actividades a lo largo del año, donde destaca la Noche de las Viñas de Vichuquén, que se realizará durante el 8 y 9 de febrero en este pueblo, declarado zona típica de Chile. Reúne cientos de turistas quienes, junto con el vino local, pueden conocer la artesanía característica del lugar, participar de la competencia de pisadores de uva y la inauguración de la fuente del vino.
Para quienes gustan de un buen espumante, esta Ruta tiene un nuevo atractivo. Junto a Tren Central, ofrecen un recorrido orientado a la degustación de esta bebida. El tren sale desde Estación Central de Santiago y hace un trayecto de dos horas con música en vivo, comida y degustaciones hasta llegar a Molina, donde un bus los lleva a conocer las viñas Echeverría y Miguel Torres. Allí, se realiza una visita guiada donde, además de aprender sobre el proceso productivo y la belleza del lugar, disfrutan de un almuerzo.
Para mayor información escribir a info@rutadelvinocurico.cl, visitar el sitio web www.rutadelvinocurico.cl o llamar a +56 (75)2328972.

Valle del Maule

Esta asociación gremial nació en la década de los 90 con el fin de promover al Maule como destino turístico. Hoy reúne a 9 viñas del valle del mismo nombre, ubicado en la zona sur de la Región: El Aromo, Balduzzi, Corral Victoria, Casa Donoso, Gillmore, Invina, Las Veletas, Vía Wines y TerraNoble.
Fernando Toro, gerente de Viña Corral Victoria y presidente de la asociación, destaca la importancia que tiene para ellos el rescate de la tradición vitivinícola. “Hay un mundo detrás del Maule, que a veces es un poco difícil de conocer. Nosotros como Ruta queremos ser una ventana que promueve a estos pequeños productores y a las viñas más grandes, a través de la autenticidad de las tradiciones que se han mantenido intactas durante el tiempo”.
Junto a la Municipalidad de Talca, son aliados a la hora de promover los vinos de Valle del Maule. Es por eso que tienen una fuerte participación de la Fiesta Costumbrista del Chancho Muerto, que se lleva a cabo en agosto de cada año en la Plaza de Armas de Talca.
En Corral Victoria, además de degustar sus propios productos, se puede encontrar muestras de todas las otras viñas de Valle del Maule. De esta manera quieren demostrar que la asociatividad de los viñedos de la Ruta potencia el turismo y mejora la competencia. “Nosotros tenemos todos los vinos del Valle del Maule. Somos un centro de información turística y a la vez, un punto de promoción de todos los vinos de la zona”, asegura el profesional. Así, los visitantes pueden conocer el sector y a la vez disfrutar de su reconocida producción vitivinícola.
Toro destaca que, aunque los extranjeros también visitan la Ruta, su enfoque está centrado en los turistas nacionales. Es por eso que tienen convenios con los Municipios de Talca, San Clemente y San Javier, para promover que los adultos mayores puedan conocer los vinos que se producen en su localidad.
También organizan eventos como “La Noche del Carmenere y otros vinos del Maule”, para dar a conocer un producto distintivo. “La festividad nace por el redescubrimiento del Carmenere, porque esta zona fue la primera en empezar a producir de manera potente esta cepa”, destaca Toro.
Es de esta manera como la Región del Maule y su tradición vitivinícola se posiciona como uno de los principales atractivos turísticos del territorio central del país. Toro explica que “esta zona se conoce como un lugar de pasada, pero nosotros queremos que la gente pare en el Maule, se quede y disfrute de las bondades de sus vinos y sus paisajes”.
Para mayor información escribir a contacto@valledelmaule.cl, visitar el sitio web www.valledelmaule.cl o al teléfono +56 9 75738870.